Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las críticas de Straw al velo musulmán provocan un revuelo político en Reino Unido

El ex ministro británico de Exteriores y actual líder de los Comunes, Jack Straw, invita a las mujeres musulmanas de este país a quitarse el velo que les cubre el rostro para facilitar la integración

El líder de la Cámara de los Comunes y ex ministro de Asuntos Exteriores Jack Straw ha sembrado el malestar entre los musulmanes de su país por unas declaraciones en las que afirmó que el velo islámico que llevan las mujeres podría dificultar las relaciones entre las distintas comunidades, ya que supone "un ejemplo visible de separación y diferencia".

Straw fue elegido parlamentario en la circunscripción de Blackburn, donde una cuarta parte de sus ciudadanos profesa la fe musulmana. En declaraciones al diario Lancashire Evening Telegraph, pidió a las mujeres que consideren la posibilidad de mostrar sus bocas y su nariz, lo que les permitiría hablar "cara a cara" con los demás ciudadanos.

El ex ministro ha insistido hoy en un programa de radio en que mejorarían las relaciones entre las comunidades si las mujeres se quitaran el velo. Aunque ha asegurado que defiende el derecho de estas personas a llevarlo, el político se pregunta si las mujeres han pensado en las implicaciones que ello tiene sobre las relaciones en su comunidad.

Líderes de la comunidad musulmana criticaron de inmediato sus palabras y dijeron que era la última de una serie de declaraciones de miembros del Gobierno poniendo en duda el multiculturalismo. Así, al lanzar la Comisión sobre Integración y Cohesión, la ministra para las Comunidades, Ruth Kelly, se preguntó recientemente si el multiculturalismo no estaba engendrando segregación.

En el congreso laborista celebrado la pasada semana en Manchester, el actual titular del Interior, John Reid, insistió en que este país no iba a dejarse intimidar por "fanáticos" musulmanes y dijo que no toleraría que se vetase en ciertos barrios de mayoría musulmana la presencia de quienes no comparten su fe.

Las palabras de Straw también han sido criticadas por el político conservador Oliver Letwin, que calificó de "doctrina peligrosa" el decirle a la gente cómo tiene que vestirse.

Straw ha encontrado, sin embargo, apoyo en una musulmana de la Cámara de los lores: la baronesa Pola Manzila Uddin, para quien el ex ministro "tiene derecho a suscitar el tema y la gente tiene igualmente derecho a disentir. Creo que la comunidad musulmana tiene que abordarlo de una vez", afirmó.

Chochante

Estas declaraciones han sembrado el malestar en algunas asociaciones de musulmanes. El presidente de la Comisión de Derechos Humanos Islámica, Massoud Shadjareh, ha calificado de "chocante" que Straw haya optado por "discriminar de forma selectiva basándose en la religión".

Por su parte, Halima Hussain, representante del grupo comité de Asuntos Públicos musulmanes se preguntó: "Quién es Jack Straw para comentar sobre los símbolos negativos de una religión que no es la suya?". Según Rajnaara Akhtar, presidenta de la organización Protect-Hiyab, "los tremendos comentarios realizados por Straw muestran una profunda falta de entendimiento". Por su parte, para Hamid Kureshi, presidente del consejo de mezquitas de Lancashire, las polémicas declaraciones colocan a las mujeres "en una posición difícil, poniendo en cuestión su fe y sus creencias".