El Senado de EE UU aprueba crear tribunales militares para juzgar a presuntos terroristas

La ley, que supone una merma de los derechos de los detenidos, fue aprobada ayer por la Cámara de Representantes

Después de que ayer lo hiciera la Cámara de Representantes, el Senado de EE UU ha seguido las instrucciones de Bush y ha aprobado esta madrugaga la ley por la que se da autoridad al Gobierno para detener, interrogar y procesar a los sospechosos de terrorismo en tribunales militares. Tras la aprobación del Congreso, el presidente estadounidense, George W. Bush, viajó a Washington para convencer a los senadores de que aprobasen la ley, que supone que los sospechosos de terrorismo verán limitados sus derechos legales en el país.

Más información
Puntos principales de la ley sobre el trato a presuntos terroristas en EE UU

La votación, que registró 65 votos a favor y 34 en contra, constituye una clara victoria para Bush y los republicanos. Así, la Ley sobre Comisiones Militares de 2006 pasa ahora al despacho de Bush, quién prevé promulgarla en una ceremonia formal mañana mismo, según fuentes legislativas.

La aprobación de la polémica ley pone fin a un vaivén de negociaciones entre bambalinas entre el Congreso y la Casa Blanca y recriminaciones públicas entre demócratas y republicanos sobre los derechos de los detenidos. El Legislativo intervino en el asunto después de que en junio pasado el Tribunal Supremo fallase en contra de los tribunales establecidos por el Pentágono por considerar que violaban la Constitución de EE UU y el derecho internacional.

La enmienda de Specter

Los senadores rechazaron cada una de las cinco enmiendas ofrecidas durante el debate en el pleno de la Cámara Alta, entre ellas una propuesta por el republicano Arlen Specter que buscaba restablecer el derecho de los extranjeros arrestados a impugnar su detención en los tribunales estadounidenses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El recurso de habeas corpus, consagrado dentro de la Constitución de EE UU, es el instrumento legal que permite a cualquier acusado cuestionar la legalidad de su detención y que el caso se resuelva ante un juez. A efectos prácticos, ese instrumento prohíbe las detenciones indefinidas sin la presentación de cargos o un juicio formal. La enmienda de Specter -una de las más polémicas ante el pleno- fue rechazada, por 51 votos contra 48, pese a la insistencia del senador de que negarle a los detenidos el derecho al habeas corpus es inconstitucional. Las otras cuatro enmiendas, propuestas por los demócratas, también fueron rechazadas una a una, durante un agitado debate en el que ambos partidos se atrincheraron en sus posiciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS