Fox dice que suspendió la celebración del día de México por temor a la izquierda radical

Buscaban "causar violencia, incluyendo muertes" en la plaza del Zócalo, dice el portavoz del Gobierno

Madrid / México - 15 sep 2006 - 18:39 UTC

El presidente de México, Vicente Fox, decidió no encabezar la celebración del Día de la Independencia en la plaza capitalina del Zócalo porque los servicios secretos descubrieron un plan de izquierdistas radicales para "causar violencia, incluyendo muertes", según ha dicho su portavoz, Rubén Aguilar. El derrotado candidato de la izquierda a la presidencia, López Obrador, había amenazado con pronunciar junto a sus seguidores su propio 'Grito' como supuesto presidente electo.

La conspiración no incluía atentar contra Fox, sino causar "caos" entre los miles de asistentes al Zócalo, la mayor plaza pública del país, para dar esta noche con el mandatario el Grito de la Independencia, según el portavoz de la Presidencia. El Gobierno asegura que el servicio de inteligencia detectó el complot hace tres días pero el jueves "lo confirmó de manera sólida", por lo que Fox decidió trasladar la ceremonia a la localidad de Dolores Hidalgo, cuna de la Independencia, situada en el estado central de Guanajuato.

Rubén Aguilar ha dicho que el plan de los grupos radicales, que se abstuvo de identificar, apuntaba a causar "caos, violencia e incluso muertes" entre los asistentes a la plaza del Zócalo, ocupada desde hace mes y medio por cientos de seguidores del ex candidato de la izquierda a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, derrotado en las eleccciones por el conservador Felipe Calderón, según dictaminó hace unos días el Tibunal Federal Electoral.

Un Grito al unísono en todo el país

Será finalmente el alcalde de Ciudad de México, Alejandro Encinas (del PRD, el partido de López Obrador), quien se haga cargo del Grito de la Independencia en el Zócalo, desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Esta ceremonia del Grito es protagonizada en todo el país por todos los cargos elegidos democráticamente y es pronunciado desde el edificio que alberta la institución que los dirige.

El candidato de la Coalición por el Bien de Todos había prometido que las protestas quedarían suspendidas para permitir el desfile militar, que también forma parte de la jornada de celebraciones. Por eso, pidió a sus partidarios que abandonasen los campamentos en el Zócalo a fin de facilitar el desfile. Sin embargo, ya había anunciado López Obrador que tras el fraude electoral del que se considera víctima, pronunciaría su propio Grito como presidente de un gobierno paralelo, una idea anunciada después de que la autoridad máxima electoral confirmase la victoria en las presidenciales de Calderón.

López Obrador ha expresado su recocijo por la renuncia de Fox a celebrar la fiesta nacional en el Zócalo y tras conocer que será el alcalde de Distrito Federal, su correligionario Alejandro Encinas, el que se haga cargo de la ceremonia, ha renunciado a dar el Grito, aunque ha puesto varias condiciones protocolarias al alcalde de la ciudad.

"Estamos muy contentos porque el traidor a la democracia no va a estar aquí el día de mañana", ha dicho López Obrador, que acusa al presidente Fox de haber manipulado los comicios.

En la imagen, policías custodian la plaza del Zócalo en Ciudad de México.
En la imagen, policías custodian la plaza del Zócalo en Ciudad de México.AP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50