Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secuestrador de Natascha se la presentó a un amigo que no la reconoció

El encuentro tuvo lugar el pasado mes de julio en la casa de un amigo de Wolfgang Kriklopil

"Le di la mano. Ella respondió de forma cortés, con un 'buenos días'. Daba la impresión de estar contenta, feliz". De esta manera ha relatado Ernst Holzapfel su encuentro con Natascha Kampusch el pasado mes de julio. El secuestrador, Wolfgang Kriklopil, era amigo suyo y le presentó a la joven sin dar muchas explicaciones.

A mediados del mes pasado, Priklopil se presentó en su casa para pedirle que le prestara una camioneta. Le acompañaba Natascha, pero Holzapfel no la reconoció. "Cuando abrí la puerta me presentó a la chica como una conocida, sin indicar ningún nombre", ha explicado.

Su impresión era que Priklopil se comportaba de una forma normal, por lo que ahora está en estado de shock al conocer su historia secreta. "Estoy totalmente consternado ante los hechos".

Durante estos ocho años, Holzapfel ha estado visitando a su amigo en su casa de Strasshof. Nuca notó nada fuera de lo normal, que le hiciera sospechar que Natascha estaba encerrada en el sótano.

Holzapfel ha relatado también que el pasado miércoles, cuando la joven consiguió escapar, Priklopil le llamó pidiéndole ayuda. "Por favor, ven a buscarme. Es una emergencia. Ven inmediatamente".

Holzapfel acudió a recogerle con su coche y este le contó que escapaba de un control policial porque había bebido alcohol. Después de tranquilizarle y recomendarle que se entregara a la policía, le dejo salir del coche. Nunca pensó que horas después se suicidaría.

Mientras, la Policía ha anunciado que continuará el interrogatorio de la joven, quien por otro lado ha sido contactada por las autoridades austríacas de educación con el fin de que pueda en los próximos años acceder a una formación escolar y profesional.

El lunes pasado, la joven se dirigió a la prensa a través de una carta leída por su psiquiatra, para pedir que le den tiempo hasta que ella misma pueda contar su historia.