Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos cinco muertos y sesenta desaparecidos tras la erupción de un volcán en Ecuador

Las autoridades han decretado alerta máxima en la zona y han evacuado a 3.200 personas

Al menos cinco personas han muerto hoy y otras 30 continúan aisladas como consecuencia de la erupción del volcán Tungurahua, en el centro andino de Ecuador, informó el alcalde de la ciudad de Penipe, Juan Salazar. La situación "es de gravedad absoluta. Además de los decesos, también hay 13 heridos que han sido internados en hospitales de la zona, donde han sido evacuados 3.200 habitantes de localidades de las laderas del Tungurahua.

"Acabamos de recuperar ya el cadáver de Jaime Samaniego, que fue calcinado por el deslave a la altura de Palitahua", dijo Salazar en la televisión. Añadió que se presume que están bajo los escombros otras cuatro personas del poblado de Palitahua, a los pies del volcán Tungurahua, situado en la frontera entre las provincias de Tungurahua y Chimborazo.

Salazar añadió que no han podido evacuar a unas cincuenta personas que están en los flancos altos del volcán, por lo que considera indispensable la utilización de helicópteros para sacar a los vecinos del lugar. En la madrugada se logró evacuar a unas 3.000 personas hasta Penipe, situada cerca del volcán. Aunque no especificó el número, Salazar informó, además, de que en hospitales de Penipe y Riobamba han ingresado ciudadanos con quemaduras como consecuencia de los flujos por la erupción del Tungurahua, de 5.029 metros sobre el nivel del mar.

El viceministro ecuatoriano de Salud, ha informado de que el Gobierno ya dispuso enviar hoy unidades móviles a las poblaciones perjudicadas, mientras tanto, los vuelos, tanto nacionales como internacionales, que realizan la ruta Quito-Guayaquil permanecen suspendidos por la presencia de ceniza volcánica en las vías que unen las dos ciudades

La ciudad de Ambato, capital de la provincia de Tungurahua, amaneció bajo una capa de ceniza de al menos tres centímetros y las autoridades pidieron a la población que no salga de sus viviendas.

El volcán ha lanzado también "impresionantes" cantidades de cascajo y ceniza, según informó el director del Instituto Geofísico, Hugo Yepes, quién dijo que a media noche inició la "erupción paroxísistica, es decir, el clímax de erupción en el que la fuente de lava llegaba a más de ocho kilómetros de altura sobre el volcán". Yepes dijo a la televisión que al momento "hay zonas que están bajo cantidades impresionantes de cascajo y ceniza. Hay colapsos de casas y zonas que están incendiándose, como Palitahua, por el calor de los piroclastos".

El Tungurahua empezó su actual periodo de erupción en 1999 y, desde entonces, ha intercalado periodos de gran actividad con otros de relativa calma, en un proceso que puede durar meses o años. El cráter, en mayo de este año, cuando empezó la actual fase de actividad, era un cono invertido de unos 250 metros de profundidad que se cubrió con la lava expulsada en julio pasado, explicó el experto.

Tres provincias sin fluido eléctrico

Tres provincias de la Amazonía ecuatoriana y parte de una cuarta han quedado sin fluido eléctrico a consecuencia de la erupción del volcán Tungurahua, según ha informado el Centro de Control de Energía (Cenace). Su director ejecutivo, Gabriel Argüello, ha explicado que la erupción del volcán afectó la producción de la central Hidroeléctrica de Agoyán, "que tuvo que salir de servicio debido a la contaminación de material piroclástico y ceniza en el río Chambo, afluente principal del Pastaza, que alimenta a la central".

Argüello ha añadido que "además [la erupción] afectó a una línea de trasmisión que va desde la población de Baños hasta Puyo-Tena, y dejó sin servicio a tres provincias del Oriente". Seún el director del Cenace, existe el "riesgo potencial de cortocircuitos cuando la ceniza se humedece", por lo que la empresa de transmisión Transelectric ha emprendido trabajos de limpieza.

Más información