Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos once soldados israelíes mueren en los combates con Hezbolá en el sur de Líbano

El Ejército israelí confirma el derribo de uno de sus helicópteros cerca de la localidad de Yater

Beirut / Tel Aviv / Rachaya / Jerusalén

El Ejército israelí ha confirmado que uno de sus helicópteros ha sido derribado en el sur de Líbano y que ha habido víctimas, aunque no ha querido precisar, de momento, cuantas, ni de que consideración. La milicia libanesa chíi Hezbolá había informado previamente de que había derribado un helicóptero israelí cerca de la localidad de Yater y de que lo había hecho utilizando un nuevo tipo de misil.

Los helicópteros israelíes han estado introduciendo durante todo el día tropas en territorio libanés, mientras continúa la ofensiva terrestre masiva, ya que el Ejército de Israel quiere avanzar lo más posible en su operación para debilitar a Hezbolá antes de que entre en vigor el alto el fuego acordado por la ONU.

Once soldados muertos

Al menos once soldados israelíes han muerto hoy en los combates con los milicianos de Hezbolá en el sur de Líbano, según una portavoz del Ejército israelí. Además, unos 70 soldados han resultado heridos, 11 de ellos de gravedad, han informado las Fuerzas Armadas. Desde la pasada noche Israel ha triplicado sus fuerzas en el sur de Líbano, donde hasta entonces operaban 6.500 efectivos.

Ayer, al menos siete personas murieron y otras 36 resultaron heridas en un ataque aéreo israelí sobre un convoy de cientos de vehículos que huían de los intensos combates en la ciudad meridional de Maryeyun, según un nuevo balance de la policía libanesa. El convoy, en el que viajaban tanto civiles como militares libaneses que huían de Marjayun, ha sido atacado en el valle de la Bekaa por aviones israelíes, según fuentes del Ministerio del Interior. Informaciones anteriores hablaban de al menos cuatro personas muertas y 16 heridas en el ataque.

Los vehículos habían abandonado horas antes esa localidad del sur de Líbano, muy castigada en los últimos días y ocupada desde ayer por los israelíes, escoltados por "cascos azules" de la ONU.

Operación masiva

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, dio ayer la orden de poner en marcha la operación militar masiva en Líbano que el Gobierno había aprobado hace días y que estaba pendiente de los resultados de las negociaciones diplomáticas, según fuentes oficiales.

La decisión que Olmert tomó tras reunirse con su ministro de Defensa, Amir Peretz, se debe aparentemente a que Israel no estaba de acuerdo con la resolución de la ONU. No obstante, el primer ministro israelí ha dado su conformidad "no oficial" al texto presentado ante la ONU y tiene intención, según fuentes diplomáticas, de pedir a su Gabinete este domingo que acepte el citado texto para el cese de hostilidades en Líbano. Aún así, Olmert ha advertido de que, hasta que eso se produzca, la ofensiva continuará.