Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La cumbre del G-8

El G-8 pide el fin de todas las acciones militares en Oriente Próximo

La declaración pide además, a Israel, los palestinos y la milicia que liberen a los soldados capturados y a los ministros y parlamentarios palestinos detenidos

La crisis de Oriente Próximo y la discusión entre los miembros del G-8 para cuadrar una declaración que se ajustara a todas las sensibilidades ha eclipsado el resto de los acuerdos de la cumbre, que ha celebrado hoy su primera jornada de trabajos. Sólo a última hora, los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Ocho han conseguido elaborar una declaración sobre la crisis en la que cupieran todas las discrepancias.

La declaración pide a Israel, los palestinos y la milicia de Hizbulá que suspendan sus operaciones armadas y que liberen a los soldados capturados y a los ministros y parlamentarios palestinos detenidos. "La prioridad más urgente es crear las condiciones para un cese de la violencia que sea sostenible y sentar las bases para una solución más permanente", señala el documento. La declaración también pide el final de los ataques con cohetes contra el territorio israelí, y el cese de las operaciones militares de Israel y la retirada de sus soldados de Gaza.

El documento culpa de la actual crisis a las "fuerzas extremistas" que intentan desestabilizar la región, y consideró de importancia "crítica" que Israel, aunque tiene derecho a la defensa, "tenga en cuenta las consecuencias estratégicas y humanitarias de sus acciones".

La declaración de los miembros del G-8 El insiste además, en que todos los partidos palestinos acepten la existencia de Israel y los acuerdos internacionales (una referencia a Hamás) y también pide a los israelíes que cumplan el acuerdo sobre circulación de personas en Gaza y ponga fin a la penuria humanitaria de los palestinos.

Acuerdos sobre energía

Por otro lado, y aunque los acontecimientos de Oriente Próximo han centrado las discusiones de la cumbre, los líderes del los ocho países más industrializados han aprobado una declaración sobre energía que también recalca las diferentes ideas acerca del cambio climático y que intenta afrontar el reto del creciente coste del petróleo y del fuerte aumento de la demanda energética mundial en los próximos 25 años.

"Varios líderes expresaron que la energía nuclear es más necesaria ahora que antes", ha declarado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. El documento recalca que los miembros del G-8 tienen "diferentes formas" de lograr la seguridad energética. El G-8 señala en su documento que "los mercados libres competitivos y abiertos son esenciales para el funcionamiento eficaz del sistema energético mundial".

En cuanto al comercio, el G-8 ha pedido romper "en un mes" el bloqueo de Ronda de Doha de liberalización del comercio internacional, que está atascada en los subsidios agrícolas y acceso a mercados.

Barroso señaló que en la reunión de San Petersburgo hubo una coincidencia generalizada en "las consecuencias negativas" si no hay un acuerdo para final de año.