Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prosigue la escalada de violencia sectaria en Irak con un doble atentado en un barrio chií

Al menos diez personas mueren en este ataque simultáneo en Ciudad Sáder

Dos artefactos explosivos han estallado hoy de forma casi simultánea en el barrio de Ciudad Sáder, de población mayoritariamente chií y feudo del clérigo radical Muqtada al Sáder, al que fuentes policiales y políticas responsabilizan de la matanza ayer de 40 civiles suníes. Al menos 10 personas han muerto y otras 41 han resultado heridas, alimentando el temor a una guerra civil sectaria de grandes proporciones.

Las explosiones se han producido cerca de un taller en los límites de la barriada, según fuentes policiales. Instantes después de que estallara un primer artefacto, ha explotado otro junto a la multitud que se había acercado al lugar de la primera explosión. Por el momento no se ha podido determinar si se trata de coches bomba, de morteros o de artefactos detonados a distancia. En cualquier caso, el balance es trágico: al menos 10 muertos y decenas de heridos. Poco después, saltaba por los aires una bomba colocada junto a un restaurante en la calle de Rasheed, una de las arterias comerciales de la capital iraquí. Las primeras informaciones hablan de seis muertos.

Casi al mismo tiempo, un grupo de milicianos se enfrentaba con la policía y los vecinos en los alrededores de una mezquita suní. Se han producido otros atentados en la capital y en la ciudad kurda de Kirkuk, que elevan la cifra de muertos de hoy a 30. El más grave de estos otros ataques se ha producido en el barrio de Al Ameriya, una zona de mayoría suní situada en el oeste de Bagdad, donde al menos siete civiles, entre ellos una mujer, han muerto cuando un grupo de hombres armados ha abierto fuego contra un minibús. Cuatro de los ocupantes del minibús murieron en el acto, mientras que los otros tres fallecieron alcanzados por las balas cuando trataban de huir del vehículo ataque.

Un plan de reconciliación

Ayer, milicianos chiíes tomaron ayer un barrio suní de Bagdad y mataron a sangre fría a decenas de civiles. El Ministerio del Interior señaló que al menos 42 personas fueron asesinadas en el distrito de Jihad, al oeste de Bagdad, por milicianos que montaron falsos controles cerca de una mezquita chií donde un coche bomba había matado a tres personas el sábado. Horas más tarde una veintena de personas fueron asesinadas en un doble atentado cerca de una mezquita chií de la capital.

La violencia sectaria, que se ha disparado en los últimos meses en Irak, ha llevado al primer ministro, Nuri al Maliki, a anunciar un plan de reconciliación nacional, para tratar de frenar las matanzas entre los chíies, mayoritarios en Irak, y la minoría suní, que dominó el país durante décadas, sobre todo durante la dictadura de Sadam Husein.

Aunque decenas de personas han sido asesinadas por motivos sectarios con coches bomba y también por escuadrones de la muerte, la escala de esta matanza, con decenas de hombres armados atacando un barrio de Bagdad, es inédita. Hasta ahora, este tipo de matanzas sólo se habían producido en pequeñas poblaciones. Los asesinatos sectarios se han disparado desde el 22 de febrero, cuando fue dinamitado uno de los principales santuarios chiíes de Irak, situado en la ciudad suní de Samarra.

Pospuesto el juicio contra Sadam

El juez Rauf Abdel Rahman, presidente del Tribunal Especial Iraquí, ha pospuesto hasta mañana la siguiente vista del juicio contra el depuesto presidente de Irak, Sadam Husein, y siete de sus más estrechos colaboradores. Mañana, los abogados de la defensa presentaran las alegaciones de otros dos de los encausados.

Más información