Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada una red que planeaba atentar contra la red de transportes de Nueva York

Tres terroristas han sido detenidos y otros cinco identificados

La policía estadounidense anunció hoy la detención de tres presuntos terroristas y la identificación de otros cinco, lo que ha permitido desbaratar un incipiente plan para atentar contra la red de transportes de Nueva York. Según el diario The Daily News, que fue el primero en informar del tema, el plan comprendía el uso de explosivos para inundar el túnel Holland, que miles de automovilistas utilizan diariamente para cruzar bajo el río Hudson, y que une a Nueva Jersey con Manhattan.

La primera detención en conocerse fue la del libanés de 31 años Asem Hamud, alias Amir Andalousli, quien fue apresado hoy en Beirut y al que se considera el cerebro del ataque que planeaba este grupo, integrado por presuntos terroristas de tres continentes. Según la televisión libanesa LBC, Andalousli tenía un pasaporte canadiense, es profesor en la Universidad Libanesa Internacional y pertenecía Al Qaeda desde 1994, de cuyos miembros habría recibido instrucciones para hacer investigaciones sobre los metros en Nueva York y otros medios de comunicación entre esta ciudad y Nueva Jersey, lugares que visitó en varias ocasiones.

El descubrimiento de esta red fue posible gracias a la detención en un país europeo, en agosto pasado, de un miembro de Al Qaeda, identificado como Jaled, que poseía un pasaporte libanés, y que durante su interrogatorio confesó los planes que tenían. A esta detención se sumó la de otros dos sospechosos, también presuntos cabecillas del grupo.

El agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) Mark J. Mershon explicó en rueda de prensa que el plan estaba en sus etapas iniciales, aunque ya había "madurado" lo suficiente como para que los sospechosos empezasen a vigilar los blancos y comenzasen el proceso de obtención del material necesario para los ataques.

El comisionado de policía de Nueva York, Ray Kelly, señaló que el plan "no estaba ni cerca de ser operacional", razón por la que el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, pidió a sus habitantes mantener la calma y continuar con sus tareas normales. Kelly explicó que en las últimas semanas se había incrementado la presencia policial en el metro y en otros medios de transporte, en parte para responder a esta posible amenaza, y también porque se acercaba la conmemoración del aniversario de los atentados contra el metro de Londres del 7 de julio de 2005.

Vigilancia en todos los túneles

Las autoridades no quisieron facilitar más detalles para no obstaculizar la investigación, y Mershon admitió que "este no era el día en que pensábamos dar a conocer esta información". Agregó, sin embargo, que ninguno de los implicados estuvo en EE UU y "ciertamente no están ahora", y que se trabaja en conjunto con seis gobiernos diferentes. Mershon dijo que la información que manejaban era sobre los túneles del sistema de metro, pero indicó que, de todas formas, las autoridades vigilan todos los túneles que unen a la isla de Manhattan con Nueva Jersey.

Blancos prdilectos

"Los terroristas ven a Nueva York, Washington y algunas otras grandes ciudades como símbolos de EEUU y lo que EEUU representa" y por ello las ven como los blancos predilectos de sus ataques, señaló Bloomberg.

Según el Daily News, el FBI se enteró del plan mediante la vigilancia de sitios de conversación ("chats") en internet, en los que se habló del posible ataque a la ciudad. Expertos en inteligencia contactados por medios locales indicaron que esto les hace pensar que el ataque no estaba vinculado a Al Qaeda, puesto que este grupo no publica sus planes en la red.