La Fiscalía de Roma pide abrir un juicio contra el 'marine' que mató a un agente italiano en Irak

Nicola Calipari murió cuando escoltaba a la recién liberada Giuliana Sgrena

La Fiscalía de Roma ha solicitado hoy la apertura de un proceso contra el soldado estadounidense Mario Lozano por la muerte en marzo de 2005 del agente italiano Nicola Calipari, tiroteado en un control cerca del aeropuerto de Bagdad cuando escoltaba a la periodista Giuliana Sgrena, recién liberada de sus secuestradores. EE UU ha rechazado la comisión rogatoria solicitada por los tribunales italianos y se acoge a la ley que impide que sus militares sean juzgados por tribunales extranjeros.

Más información
La Fiscalía pide la pena de muerte para Sadam Husein en la recta final del juicio
El Ejército de EE UU acusa a tres soldados de la muerte de tres prisioneros iraquíes

Los fiscales del caso han pedido al juez la apertura del proceso contra Lozano bajo la acusación de cometer "un delito objetivamente político, ya que minó la seguridad del Estado italiano". Ahora será el juez quien decidirá si se puede juzgar al mairne, a pesar de que éste no se encuentre en territorio italiano ya que las autoridades de EE UU se han negado desde un principio a dar datos sobre los militares que formaban la patrulla que disparó contra el vehículo en el que viajaba Calipari.

En el informe de la Fiscalía, se leía que Lozano, "inexperto y demasiado estresado", disparó 58 tiros de metralleta contra el coche en el que viajaban, de los que 11 alcanzaron el coche. Además, los cinco expertos nombrados por la Fiscalía y que examinaron vehículo, concluyeron que el coche fue alcanzado por siete proyectiles y que se produjeron tres ráfagas que hicieron frenar al coche desde 60-65 kilómetros por hora hasta quedar detenido cuando un proyectil impactó en el motor.

Estos datos contrastan con la versión norteamericana de que vehículo iba a unos 88 kilómetros por hora y que no se detuvo cuando se dispararon las primeras ráfagas.

El nombre de Lozano, de 35 años, salió a relucir cuando la prensa italiana publicó los detalles que en el informe estadounidense aparecían tachados; sin embargo, con una simple transferencia del archivo, se descubrieron las palabras tachadas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS