Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Laura no estaba viva; Whitney no estaba muerta

Confundidas durante cinco semanas las identidades de una joven herida y otra fallecida en un accidente de tráfico en EE UU

Hitchcock no hubiera escrito un final tan sorprendente y dramático como el que tuvo el accidente de tráfico sufrido por dos jóvenes estadounidenses el pasado 30 de abril. Mientras la familia Van Rym velaba la recuperación de su hija en un hospital de Indiana, los Cerak lloraban la muerte de la suya. Cinco semanas después, una pirueta siniestra del destino cambió la suerte de ambas familias cuando se descubrió que las identidades de ambas muchachas habían sido confundidas tras el accidente.

Ambas rubias, con el pelo muy largo y de edades parecidas -22 años Laura Van Rym y 19 Whitney Cerak- eran compañeras en la Universidad evangélica Taylor, de Indiana. El día del fatídico siniestro viajaban en el mismo vehículo, que colisionó con un semiremolque. Cinco personas murieron y otra -supuestamente Laura- resultó herida grave, con lesiones en la cabeza y el cuello.

La familia Van Rym se precipitó en identificar a la joven superviviente como su hija y la arroparon durante más de un mes en el hospital, hasta que se descubrió la confusión. Su madre, Lisa, profundamente cristiana incluso abrió un blog en Internet para relatar los progresos de su convalecencia en el que no cesaba de dar gracias a Dios por haber conservado a su hija con vida. Mientras, los Cerak lloraban y enterraban el cadáver equivocado.

Sin embargo, el lunes cuando la joven herida empezó a despertar del coma algunas piezas empezaron a no encajar en la historia. "Está empezando a decir cosas que no tienen mucho sentido", escribió ese día Lisa en su blog. Y es que la joven parecía agitarse cuando su familia la llamaba Laura y corregía: "No, Laura, no Whitney".

El miércoles pasado el dramático mensaje de Lisa en su blog lo explicaba todo. "Nuestro corazón sufre, nos hemos dado cuenta de que la joven de la que nos hemos ocupado durante cinco semanas no es nuestra querida Laura, sino otra estudiante de Taylor, Whitney Cerak. Ha habido una confusión sobre sus identidades tras el accidente. El parecido entre ellas es realmente chocante, misma silueta, mismos rasgos."

La víspera, ambas familias se pusieron de acuerdo para realizar una prueba dental de ambas jóvenes para despejar las últimas dudas.