Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consejo de guerra británico condena a 8 meses de prisión a un médico que se negó ir a Irak

Malcolm Kendall-Smith, un médico del ejército británico, se negó a viajar a Barora en julio del año pasado por sus ideas contrarias a las del Gobierno de Reino Unido sobre la invasión de Irak. Esta decisión le ha costado 8 meses de cárcel, la condena que le ha impuesto un consejo de guerra. Además, Kendall ha sido explulsado de la Real Fuerza Aérea británica (RAF).

El consejo de guerra, formado por cinco oficiales de la RAF, ha declarado culpable al médico, de 5 casos relacionados con su negativa a obedecer órdenes que, según la corte marcial, eran legales. El médico ha sido declarado culpable por desobedecer órdenes castrenses. Se trata del primer caso de condena en el Reino Unido sobre el conflicto de Irak. La desobediencia de costará también la explusión de las fuerzas aéreas británicas.

Kendall-Smith, de doble nacionalidad británica y neozelandesa, llegó a comparar la invasión de Irak con los crímenes de guerra nazis. Durante el juicio, argumentó que la ocupación de Irak por Estados Unidos, el Reino Unido y sus aliados era ilegal. Según su declaración, se negó a servir en Basora en julio pasado porque no quería ser cómplice de un "acto de agresión" contrario al derecho internacional. "Tengo pruebas de que los estadounidenses estaban a la par de la Alemania nazi con sus acciones en el golfo Pérsico. Tengo documentos en mi poder que apoyan mis afirmaciones", dijo el médico en sus declaraciones. De hecho, antes de comenzar la guerra, se regó a realizar los entrenamientos previos al despliegue de Basora, al considerar ya entonces estos actos como criminales.

Según su abogado, Philip Sapsford, el médico considera que Irak no agredió al Reino Unido ni a ningún país aliado de éste, por lo que no había razones legales para atacarlo y el acusado tenía derecho a desobedecer órdenes que consideraba ilícitas.

Kendall-Smith también será expulsado de la Real Fuerza Aérea británica (RAF), dispuso el consejo de guerra en Aldershot (Inglaterra) que le juzgó por su negativa a viajar a Basora, donde están destinadas las fuerzas del Reino Unido en Irak, informaron fuentes judiciales. El médico estaba acusado de cuatro cargos por no tomar parte en la instrucción preparatoria y otro más por negarse a viajar a Basora.

El 1 de junio de 2005 se negó a asistir a una base de la RAF para un entrenamiento con armas de fuego, el 6 de junio no acudió a probarse un casco, y tampoco participó en un curso de entrenamiento entre el 12 y el 24 de junio. También está acusado de no asistir a un curso de información en una base de la RAF el 30 de junio de 2005 y el quinto cargo es por negarse a hacer un reemplazo en Basora el 12 de julio de ese año.