_
_
_
_
_

Crece la tensión entre Etiopía y Eritrea por el despliegue de tropas en la frontera

La ONU urge a las partes a rebajar la tensión, mientras crece la inestabilidad política en Etiopía

El secretario general de Naciones Unidas, Koffi Annan, expresó la pasada noche su preocupación por la situación que se vive en la frontera entre Etiopía y Eritrea, donde la ONU está detectando movimientos de tropas de ambos países. Annan urgió a ambos países a que "detengan cualquier acción que pueda ser malinterpretada por la otra parte".

Pidió además que respeten el acuerdo de cese de hostilidades que firmaron en 2000, tras una guerra que duró dos años y en la que se estima que murieron 70.000 personas. "Cualquier movimiento podría llevar a una situación muy peligrosa. Es hora de rebajar la tensión", dijo el portavoz de Annan.

Más información
Al menos 23 muertos en el segundo día de disturbios en Etiopía

Fuentes diplomáticas de Asmara, la capital de Eritrea, señalan que este despliegue es el resultado de la frustración del Ejecutivo de ese país respecto a la pasividad de la comunidad internacional a la hora de hacer cumplir a su vecino Etiopía, del que se independizó en 1993, la resolución de una comisión independiente que fijaba el límite territorial de ambos países.

Y aunque esas mismas fuentes indican que "no se puede decir que la situación sea estable", el gobierno de Eritrea califica las acusaciones de "irresponsables". El mes pasado, este país prohibió a los helicópteros de Naciones Unidas utilizar su espacio aéreo, lo que de hecho implicó la suspensión de numerosas actividades de inspección de la ONU y el cierre de varios puestos de observación. La organización internacional señala que tras esta medida, sólo es capaz de monitorizar el 40% de la frontera.

Disturbios en Etiopía

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La escalada se produce además en un momento delicado en Etiopía, donde seguidores de la oposición se manifiestan desde el martes contra el resultado de los últimos comicios electorales, celebrados en mayo, y sobre los que recaen las sospechas de fraude. La oposición ha bloqueado el Parlamento, negándose a acudir a sus escaños, y el Gobierno la ha llevado por ello a los tribunales.

En la actualidad hay 3.300 soldados bajo mando de Naciones Unidas patrullando la llamada zona temporal de seguridad, la franja que marca la divisoria actual entre ambos países, y que es el centro de la disputa militar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_