Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush afirma que después del 11-S se han evitado otros tres atentados de Al Qaeda en EE UU

El presidente pronuncia un discurso sobre la guerra contra el terrorismo calificado de "muy importante" por la Casa Blanca

El presidente de EE UU, George Bush, ha asegurado hoy que después del 11-S los servicios de seguridad han evitado otros tres atentados planificados por Al Qaeda en suelo estadounidense y otros siete en otros países. Bush ha hecho este anuncio en un discurso calificado de "muy importante" por la Casa Blanca y cuyo contenido monográfico es la lucha contra el terrorismo.

Estas palabras coinciden con un momento de gran tensión entre el presidente y el Senado, que ha introducido una enmienda en la legislación antiterrorista para impedir la tortura a los prisioneros de guerra. La Casa Blanca considera que regular los interrogatorios complican la guerra emprendida por Bush contra el terrorismo.

El discurso también pretende recabar el apoyo de los estadounidenses a la guerra de Irak, que ha caído en picado en las últimas semanas. Bush ha asegurado que la lucha en el país árabe requiere más sacrificios y ha acusado a los militantse islámicos de intentar controlar el país como un primer paso hacia construcción de un imperio islámico.

Como la guerra contra los nazis

Bush ha comparado la guerra emprendida por su país contra el terrorismo contra las libradas en el siglo pasado contra el comunismo y el nazismo y lanzado serias advertencias contra algunos de los países incluidos en el llamado Eje del Mal por Washington. "Los estados promotores como como Siria e Irán tienen una larga historia de colaboración con los terroristas y no merecen la paciencia de las víctimas", ha asegurado apuntando con el dedo a dos de los llamados "países gamberros".

El presidente de EE UU busca ganar el apoyo de los estadounidenses de cara a los días difíciles que se esperan hasta el 15 de octubre, fecha fijada para el referéndum constitucional en Irak. También pretende recuperar la confianza de los ciudadanos después de un mes de septiembre que ha visto hundirse su popularidad en las encuestas tras el paso del huracán Katrina.

Una encuesta de Gallup para la cadena CNN y USA Today del mes pasado señalaba que sólo el 32% de los estadounidenses aprobaban la forma en la que Bush está conduciendo la guerra. Washington derrocó el régimen de Sadam Husein en 2003 alegando que suponía una amenaza por poseer armas de destrucción masiva. Pero tales armas nunca fueron encontradas.