El Parlamento ucranio aprueba el nombramiento de Yuri Yejanúrov como nuevo primer ministro

Yejanúrov, un tecnócrata sin ambiciones políticas, sustituye a la carismática y popular Yulia Timoshenko

La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania ha aprobado hoy el nombramiento de Yuri Yejanúrov como nuevo primer ministro del país, en una segunda votación tras el rechazo del pasado martes. El visto bueno de la Cámara a Yejanúrov es fruto de las frenéticas consultas celebradas en las últimas horas entre el presidente Víktor Yúshenko y los grupos parlamentarios con el fin de superar la crisis originada por un escándalo de corrupción en el entorno presidencial y la salida del Gobierno de Yulia Timoshenko.

Más información

A favor de Yejanúrov, cuya candidatura ha vuelto a proponer el presidente ucranio, votaron 289 diputados, cuando para ser aprobado en el cargo necesitaba el respaldo de la mayoría simple de 226 legisladores, de un Parlamento de 450 escaños. En la primera votación del pasado martes, la candidatura de Yejanúrov sólo obtuvo 223 votos, mientras el resto de los diputados de la Cámara, donde el presidente está lejos de tener un apoyo mayoritario, ni siquiera participaron en la votación.

Yejanúrov, de 57 años y nacido en Rusia, es considerado un tecnócrata sin ambiciones políticas, capacitado para frenar la caída en picado de la economía ucrania, cuyas previsiones de crecimiento rondan el 6%, la mitad que en 2004.

Yúshenko defendió ayer la figura de Yejanúrov, un candidato de consenso contra el que ningún partido ha presentado "ninguna "objeción", e instó a poner fin al cruce de acusaciones entre las figuras y fuerzas políticas, al recordar que la "unidad" aseguró el éxito de la revolución naranja que les aupó al poder.

En un intento de ganarse el apoyo del Parlamento, Yúshenko aseguró que no bloqueará la reforma política que a partir del próximo uno de enero transferirá a la Rada su derecho de formar gobierno, reforma crucial de cara a los comicios parlamentarios de marzo próximo. También prometió no obstruir las labores de las dos comisiones creadas por la Rada para investigar las denuncias de corrupción contra sus allegados y la presunta financiación ilegal de su campaña electoral a finales de 2004.

El escándalo político en Ucrania se desató en agosto pasado, cuando el entonces secretario de Estado, Alexandr Zínchenko, dimitió tras acusar de corrupción y abuso de poder a favor de sus intereses empresariales a varios altos funcionarios del entorno presidencial. Zínchenko acusó de corrupción al magnate y secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, Petró Poroshenko; al primer asesor de Yúshenko, Alexandr Tretiakov; y al líder del grupo parlamentario del partido presidencial, Nuestra Ucrania, Nikolái Martinenko.

Tras una guerra de acusaciones entre su entorno y el equipo de la primera ministra, el presidente adoptó la decisión salomónica de destituir al mismo tiempo a los acusados de corrupción y al Gobierno de la carismática y popular Yulia Timoshenko.

Lo más visto en...

Top 50