Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush ofrece eliminar todas sus barreras comerciales para luchar contra la pobreza

El presidente de Estados Unidos ha afirmado: "La guerra contra el terrorismo no se ganará sólo con las armas; también hay que ganar la batalla de las ideas"

Ante un foro reticente en muchos aspectos a su política, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha aprovechado su discurso como anfitrión de la Asamblea General de Naciones Unidas para desgranar una panoplia de buenos deseos y promesas de trabajo hombro con hombro, pues, como ha dicho, "cuando colaboramos juntos el mundo es más compasivo y está más esperanzado". Bush no ha querido dejar la ocasión para agradecer la ayuda internacional a su país por la catástrofe del ciclón Katrina, y ha pedido que esta colaboración se extienda a la lucha contra el terrorismo y la expansión de la democracia, pero no en un frente militar sino comercialmente, combatiendo la pobreza.

"La libertad y la lucha contra el terrorismo son el gran desafío de nuestro tiempo", ha dicho el presidente norteamericano, que ha recordado que para ganar esta batalla es necesaria una ONU libre de corrupción, transparente y íntegra, en velada alusión al escándalo que ha salpicado hace unos días al secretario general del organismo, Kofi Annan, por las irregularidades en el programa de ayuda humanitaria a Irak.

Oferta para eliminar las barreras comerciales

Bush ha introducido un matiz muy importante en su discurso sobre la lucha contra el terrorismo, que ya no sólo se gana con las armas, según ha dicho, pues además es necesario "extender una visión de esperanza y dignidad humana" que empiece por combatir la pobreza, el alimento del que se nutre la violencia. "La guerra contra el terrorismo no se ganará sólo con las armas. También hay que ganar la batalla de las ideas", ha dicho Bush. El presidente ha desgranado las medidas adoptadas por su país en esta lucha contra la pobreza, el sida, la malaria y, ahora además, la gripe aviar.

Pero quizá uno de los aspectos más destacados del discurso de Bush en este sentido ha sido su promesa de eliminar las barreras comerciales que impone su país (aranceles a las importaciones, subsidios a su producción nacional) si el resto de naciones hace lo propio para facilitar "el intercambio libre de bienes y servicios". El presidente norteamericano ha pedido a los países ricos que "eliminen las subvenciones agrícolas" porque "perturban las relaciones comerciales y ralentizan el desarrollo". "La eliminación de las barreras comerciales supondrá sacar a millones de personas de la pobreza para 2015", ha añadido, para concluir: "Lo que está en juego es mucho. Las vidas de millones de personas dependen de ello".