Muere el rey Fahd de Arabia Saudí a los 84 años tras una larga enfermedad

El príncipe heredero Abdalá bin Abdelaziz, que dirigía de facto el país desde 1995, será el nuevo monarca

El Palacio Real de Arabia Saudí ha confirmado en un comunicado que el rey Fahd ha fallecido esta mañana en un hospital de Riad. El monarca, de 84 años, se encontraba enfermo desde 1995, cuando sufrió un derrame cerebral. El pasado 27 de mayo fue hospitalizado al agravarse su delicado estado de salud. El hermanastro del rey Fahd y príncipe heredero, Abdalá bin Abdelaziz, de 82 años, ha sido nombrado nuevo monarca del reino.

Más información

Abdalá bin Abdelaziz asumirá oficialmente las riendas del país en una ceremonia oficial que se espera que se celebre el próximo miércoles. En la nota, el Palacio Real saudí indica además que el actual ministro de Defensa, Sultán Abdelaziz, de 77 años, ha sido proclamado nuevo príncipe heredero. El funeral por el rey tendrá lugar mañana en la mezquita Turb bin Abdulá de la capital, Riad. La cumbre que la Liga Árabe tenía previsto celebrar el miércoles en la ciudad turística egipcia de Sharm el Sheij ha quedado aplazada. Se espera que la mayoría de los líderes de los 22 países de la Liga asistan a los funerales del soberano.

El rey Juan Carlos ha enviado un telegrama de pésame a la familia real saudí en el que expresa su "sentida condolencia" por la muerte del rey Fahd, con quien mantuvo, dice el texto, "estrechos vínculos de afecto y amistad". El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha firmado hoy un real decreto declarando mañana martes día de luto nacional por la muerte del monarca. Inmediatamente después de confirmarse el deceso, las cuatro cadenas de televisión saudíes, además de los canales árabes por satélite, han interrumpido sus programaciones y han comenzado a emitir versículos del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, en señal de duelo.

Mediador en el conflicto árabe-israelí

El rey Fahd accedió al poder en 1982 y en noviembre de 1995 sufrió una embolia cerebral que hizo que en enero de 1996 cediera el control del Estado a su hermanastro y príncipe heredero Abdalá bin Abdelaziz, desde entonces rey en la sombra y que ha dirigido la lucha en el país contra el extremismo islámico y el terrorismo. El rey Fahd ingresó el pasado 27 de mayo en el Hospital Especializado Rey Faisal de Riad para someterse a diversas pruebas médicas no precisadas. Según fuentes no oficiales, el rey sufría problemas respiratorios, tenía encharcados los pulmones y había tenido que ser intervenido quirúrgicamente para practicársele una traqueotomía. En las últimas semanas, las autoridades saudíes habían señalado que la salud del monarca había mejorado y que se estaba preparando para abandonar el hospital.

Durante su reinado, al frente de una monarquía ultraconservadora en un país que es el primer productor y exportador mundial de petróleo, se labró una fama de hombre de paz, al respaldar varias propuestas para hallar una solución final al conflicto entre árabes e israelíes. Asimismo, auspició los acuerdos que pusieron fin, en 1990, a la larga guerra civil libanesa. Fahd bin Abdelaziz al Saud ha sido el quinto monarca de la familia Al Saud desde la creación de Arabia Saudí en 1934, tras el reinado de los reyes Abdelaziz, Saud, Faisal y Jaled, a quien sustituyó en el trono en 1982. Sexto hijo de los aproximadamente cuarenta que tuvo el rey Abdelaziz Abdulrahman al Saud, fundador del reino, fue el primero de los hijos que nacieron de su mujer favorita, Hassa bin Ahmed al Sudari.

Era el hermano preferido del rey Faisal, que se encargó de introducirlo en la escena política en 1952, después de realizar sus estudios islámicos y de cultura occidental. En 1975, tras la trágica muerte del rey Faisal y al acceder al trono su hermano Jaled, fue nombrado príncipe heredero y vicepresidente primero del Gobierno. Dada la precaria salud del monarca, el entonces príncipe Fahd fue realmente el rey en la sombra. Como príncipe heredero desempeñó un papel moderador en la crisis del petróleo, y también en el conflicto de Oriente Medio. El 14 de junio de 1982, tras la muerte de su hermano Jaled, fue nombrado rey.

Amigo de EE UU, acabó por condenar los acuerdos de Camp David de 1978 entre Egipto e Israel, al tiempo que frenaba la oleada antiegipcia en el mundo árabe. Protector de la OLP y amigo de Yaser Arafat, fue autor de un proyecto, el plan Fahd, para una solución negociada en Oriente Próximo. En julio de 1990 restableció relaciones diplomáticas con China y el 2 de agosto, tras la invasión de Kuwait por Irak, Arabia Saudí se convirtió en el cuartel general de los 400.000 soldados que EE UU y sus aliados concentraron en territorio saudí con autorización del rey. Durante la primera Guerra del Golfo, Arabia Saudí fue la principal base de operaciones militares aliadas.

En marzo de 1992 confirmó como heredero del trono a su hermanastro el príncipe Abdalá bin Abdelaziz, más devoto, conservador y panarabista que el rey Fahd. En mayo de 2003 se mostró partidario de continuar con las tímidas reformas políticas iniciadas y de propiciar la participación popular en la vida política. Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos -15 de cuyos 19 autores eran saudíes- medios políticos americanos han expresado su deseo de ver reformas políticas en Arabia y una visión del Islam menos radical en el reino. El rey Fahd tenía varias esposas si bien se desconoce su número. El 8 de marzo de 1998 murió su primera mujer, la princesa Urdu.

El príncipe heredero Abdalá bin Abdelaziz y el rey Fahd, en una fotografía tomada en octubre de 2002.
El príncipe heredero Abdalá bin Abdelaziz y el rey Fahd, en una fotografía tomada en octubre de 2002.REUTERS

Uno de los más ilustres visitantes de Marbella

El rey Fahd estuvo muy vinculado a la localidad malagueña de Marbella, donde poseía el palacio Nahda (El Rocío), en el que pasó varias temporadas y recibió a diversos mandatarios internacionales. La última ocasión en la que estuvo en ese municipio de la Costa del Sol fue en el verano de 2002, cuando permaneció un mes y medio de vacaciones durante el cual recibió la visita del rey Juan Carlos el 27 de agosto y se recuperó de una operación de cataratas.

La anterior visita del monarca saudí a Marbella se produjo en 1999 y generó ingresos en la Costa del Sol por valor de más de 58 millones de euros, ya que, según datos del Centro de Iniciativas Turísticas de Marbella, los 3.000 acompañantes del monarca gastaban diariamente unos seis millones de euros.

Durante las últimas visitas del rey Fahd, y debido a su delicado estado de salud, el Hospital Costa del Sol de Marbella, del que era mecenas, tenía preparada una habitación aislada y totalmente equipada. La Casa Real de Arabia Saudí donó en 2002 unos 900.000 euros para la apertura de una sala de Hemodinámica en el área de Cardiología de dicho centro hospitalario, en el que una fundación con el nombre del monarca contribuyó a la financiación de proyectos.

El Ayuntamiento aprobó en 2002 que una avenida de la localidad que discurre entre el hotel Marbella Club y el Río Verde llevase el nombre del rey Fahd, por iniciativa de la asociación de empresarios marbellíes, aunque esa medida, que fue aprobada por la Casa Real saudí, está aún pendiente de ejecución. El consistorio marbellí ha decretado tres días de luto oficial por el fallecimiento del rey Fahd, al que mañana nombrará hijo adoptivo a título póstumo en un pleno extraordinario.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50