Simone Veil afirma que la negación del Holocausto es la "forma más terrible de antisemitismo"

Moratinos pide medidas concretas y obligatorias para acabar con la intolerancia

La presidenta de la Fundación sobre el Holocausto, la ex presidenta del Parlamento Europeo Simone Veil, ha afirmado hoy que la negación del Holocausto y del asesinato de millones de judíos es "la forma más terrible del antisemitismo moderno". Veil ha hecho estas declaraciones en la ceremonia de apertura de la conferencia de la OSCE sobre Antisemitismo que se ha inaugurado hoy en Córdoba, donde el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha abogado por medidas "operativas y obligatorias" para erradicar el antisemitismo y otras formas de intolerancia.

Más información
Moratinos dice que clichés del mundo musulmán alimentan el antisemitismo

Veil, galardonada este año con el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, ha dicho que "el que niega el Holocausto debe ser puesto fuera de la ley" y considera que esa negación es tan absurda como las "patrañas y la desconfianza" que siempre ha alimentado el odio contra los judíos. Ese odio, que tuvo su "quintaesencia" en el Holocausto y que supuso el asesinato de tres cuartas partes de los judíos de Europa ante "la indiferencia de los pueblos", es fruto principalmente "de la ignorancia". Por ello, ha apostado por la educación como principal arma para frenar el resurgimiento del antisemitismo, "ya que no hay nada más maleable que el cerebro de un niño" y lo mismo que se le puede educar en el odio, también se puede hacer en la tolerancia.

En su opinión, "si queremos que estos hechos no se vuelvan a producir, debemos mirar de frente el peligro, detectarlo y darle nombre primero para después denunciarlo y luchar contra él". En este sentido, ha subrayado que el antisemitismo que resurge "de manera alarmante", especialmente en Francia -aunque ha destacado que el Gobierno francés ha reaccionado con energía- y en general en otros países europeos, "no es sólo antisemitismo", sino una intransigencia fundamental "contra todo lo que sea distinto y extranjero", situaciones que "atentan contra el honor de las naciones europeas".

A su juicio, es necesario mantener el recuerdo de lo ocurrido, si bien "heredar el recuerdo no significa heredar el sufrimiento ni el estatus de víctima", sino "guardar la conciencia de lo sucedido", un objetivo que tiene a Europa como garante.

Compromisos reales

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha lamentado que la "experiencia y memoria" del Holocausto no hayan sido suficientes para "eliminar actitudes y manifestaciones claramente atentatorias contra la dignidad de los judíos". A su juicio, el respeto y la tolerancia "no florecen por generación espontánea", de modo que se precisan "compromisos reales" en este terreno. "No necesitamos declaraciones, sino decisiones concretas en el ámbito de la educación, en el uso de los medios de comunicación o en el estudio de la Historia. De nada sirve condenar y lamentar, si no hay más medidas que hagan imposible la repetición de actos vandálicos o ultrajantes", ha dicho.

Moratinos opina que cuando se insulta a alguien aludiendo a su raza, a su religión u origen étnico, no sólo se ofende a una persona gravemente, "sino que se siembra la injusticia y la posibilidad de la expansión del agravio". Tras destacar que el Gobierno español asume el compromiso de "reforzar y consolidar" la labor del enviado especial de la OSCE en la lucha contra el antisemitismo, ha subrayado que la mejor conclusión de esta conferencia es que todos los países de la OSCE "se comprometan a medidas operativas y con carácter obligatorio para erradicar el antisemitismo". No obstante, también ha destacado que una reunión de este tipo discuta por primera vez la discriminación contra los musulmanes en los países de la OSCE, un problema que, en su opinión, es "emergente" fruto de un aumento de la inmigración.

Sobre otras formas de intolerancia como el racismo, la xenofobia, la intolerancia y la discriminación por motivos de raza, sexo, lenguaje, ideología o estatus social, que Moratinos considera "inaceptables", ha reiterado el compromiso del Gobierno en la lucha contra la desigualdad por motivos de género. "Las medidas que hemos adoptado contra la violencia de género y a favor de la promoción de la mujer en el trabajo y la sociedad, están en la vanguardia de los esfuerzos internacionales y creo que pueden servir como referencia para otras sociedades", ha dicho.

"Las amenazas a nuestra convivencia son mucho más globales, precisamos de la cooperación organizada para hacerles frente. Seamos valientes y sepamos estar a la altura de quienes como en la España de las Tres Culturas, supieron reconciliar sus diferencias y ofrecernos un ejemplo de convivencia en la diversidad", ha concluido.

Moratinos saluda a miembros de la delegación israelí a la conferencia sobre antisemitismo e intolerancia.
Moratinos saluda a miembros de la delegación israelí a la conferencia sobre antisemitismo e intolerancia.F. J. VARGAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS