Un coche bomba mata al ex primer ministro Hariri y a otras 12 personas en Beirut

EE UU y la oposición apuntan a Siria como autora intelectual y piden el fin de la ocupación

El ex primer ministro libanés RafiK Hariri ha muerto hoy cuando un coche bomba ha estallado al paso de su convoy por una céntrica plaza de Beirut. En el atentado han perdido la vida otras 12 personas y han resultado heridas varias decenas. Pese a que el atentado ha sido reivindicado por un grupo islamista desconocido, "Victoria y Yihad en los países de Al Sham (Siria, Jordania, Líbano y Palestina)", la oposición del país y EE UU han apuntado a Siria, que controla Líbano de facto, como la autora intelectual del atentado.

Más información

La explosión ha sido una de las más grandes registradas en el país desde el fin de la guerra en 1990 y, además de ser oída en todo Beirut, ha originado un enorme cráter en la calzada y ha afectado gravemente a todos los edificios de alrededor. Del coche de Hariri apenas ha quedado nada y había restos esparcidos por cientos de metros.

Tras conocerse la noticia, las reacciones han sido inmediatas, y muchas de ellas apuntan a Damasco como responsable de la muerte de uno de los políticos libaneses más conocidos, encargado de las labores de Gobierno y de reconstrucción del país tras la guerra civil que acabó en 1990. Pese a asegurar que desconocía la autoría del atentado, la Casa Blanca ha dicho que "consultará otros gobiernos de la región y del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las medidas que se puedan tomar para castigar a los responsables de este ataque terrorista, para acabar con la violencia y la intimidación contra el pueblo libanés y para restaurar la independencia, la soberanía y la democracia de Líbano liberándolo de la ocupación extranjera".

La advertencia a Siria de EE UU ha venido seguida de otras reacciones en el mismo sentido. Dentro del propio país, la oposición antisiria, partidaria del trabajo de Hariri, ha acusado directamente a "los Gobiernos libanés y sirio" del ataque, instándoles a "asumir la responsabilidad" del mismo, al tiempo que ha llamado a una retirada total de las tropas sirias presentes en Líbano antes de las elecciones que deben celebrarse en primavera. A través de un comunicado, la oposición insta además a la comunidad internacional a "abrir un comité de investigación" sobre suceso que dé con sus autores ante los tribunales.

La idea de un organismo investigador ha sido apoyada también por los gobiernos de Francia y España, que han ensalzado la figura de Hariri como "un gran patriota libanés que encarnaba la voluntad de independencia, de libertad y de democracia en el Líbano". También la ONU, a través del portavoz del secretario general, Kofi Annan, ha lamentado la "inmensa pérdida" que supone la muerte de Hariri.

Siria, que controla de facto el país desde el fin de la guerra civil (1975-1990), con cerca de 14.000 soldados en Líbano, se ha apresurado, no obstante, a condenar el atentado. El presidente Bachar El Asad ha calificado el atentado de "terrible acto criminal", asegurando que "el Gobierno y el pueblo sirios se ponen al lado del hermano Líbano en esta situación peligrosa".

Un grupo desconocido

Pese a todo, el atentado ha sido reivindicado por un grupo islamista hasta ahora desconocido, que se hace llamar "Al Nasir (victoria) y Yihad (guerra santa) en los países de Al Sham (siria Jordania, Líbano y Palestina". En un primer momento el grupo ha reivindicado el atentado mediante una llamada a la televisión por satélite Al Yazira. Después, la cadena qatarí ha emitido un vídeo en el que un hombre, sentado frente a una bandera con el logo del grupo, reclamaba la autoría del atentado: "En el nombre de nuestros hermanos muyahidin en Arabia Saudí hemos decidido llevar a cabo la ejecución de aquellos que apoyan este régimen [el saudí]".

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50