Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes peruanos deponen las armas y abandonan la comisaría de Andahuaylas

Detenido el líder etnocacerista Antauro Humala.-El asalto se cobró la muerte de cuatro personas

Los rebeldes peruanos que ocupaban desde el sábado una comisaría de la ciudad peruana de Andahuaylas han depuesto su actitud y han abandonado las armas esta tarde, según han informado fuentes policiales. Los 150 insurgentes mantenían a 17 rehenes en su poder pese a que esta mañana había sido detenido su líder, el ex comandante Antauro Humala, líder del movimiento ultranacionalista Etnocacerista.

Humala lideró la toma de la comisaría, asalto en el que perdieron la vida cuatro policías, y fue detenido en la noche del lunes (horario local) durante una reunión con autoridades policiales, acompañado de uno de sus seguidores, que también fue arrestado por orden de las autoridades peruanas. El presidente del Consejo de Ministros peruano, Carlos Ferrero, había advertido a los sublevados que los crímenes no quedarían impunes.

"Condiciones inaceptables"

El Gobierno justificó la detención del militar retirado porque "propuso condiciones inaceptables para el Estado de Derecho y un desconocimiento de la autoridad legítima". Una fiscal estaba presente cuando fue detenido Humala, quien a continuación fue examinado por un médico a fin de determinar su estado de salud. Ferrero ha explicado que Humala "será sometido a la ley como corresponde al juicio y probablemente al castigo de la cárcel" y que esperan que lo juzguen por el delito de terrorismo, que puede determinar una condena a cadena perpetua.

El líder etnocacerista y su hermano, Ollanta Humala, que tiene el mismo rango militar, participaron en el año 2000 en una sublevación contra Fujimori, quien renunció a la presidencia de Perú ese año acosado por un escándalo de corrupción. Antauro Humala afirmó al tomar la comisaría de Andahuaylas que tenía como objeto lograr la renuncia del presidente Toledo, pero analistas políticos han señalado como un "detonante" de esta rebelión el pase a retiro de Ollanta Humala, decidido la semana pasada.

El presidente Toledo declaró el sábado el estado de emergencia por 30 días el departamento de Apurímac, jurisdicción dentro de la que se encuentra Andahuaylas. La declaración de la emergencia supuso la suspensión de algunas garantías constitucionales, entre ellas el derecho de reunión, la inviolabilidad del domicilio y el arresto sólo por mandato judicial. El movimiento de Humala propugna la fundación de una "nueva república" fundamentada en ideas nacionalistas inspiradas en el legado cultural de los Incas y en la admiración por el héroe de la guerra con Chile (1879-1883) y ex presidente de Perú, Andrés Avelino Cáceres, y es partidario de la pena de muerte.