Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal para la ex Yugoslavia rechaza retirar al abogado encargado de la defensa de Milosevic

El ex presidente serbio podrá interrogar a sus testigos

La Cámara de Apelación del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha decidido hoy que Slobodan Milosevic podrá interrogar a sus testigos, aunque se ha negado a retirar al abogado de oficio que le había asignado para su defensa.

Hasta ahora Milosevic sólo estaba autorizado a complementar los interrogatorios conducidos por Steven Kay, el abogado asignado por el TPIY para defenderlo. El abogado de oficio se encargará de interrogar a los testigos después de Milosevic, si fuese necesario, y tendrá que suplir al ex presidente yugoslavo cuando la salud de éste le impida comparecer en la sala, según ha decicido la Cámara de Apelación. "En la práctica, si todo va bien, el juicio seguirá el mismo curso que cuando Milosevic estaba sano", indica el dictamen de los jueces, que añade que "cuando los problemas de salud de Milosevic afloren con suficiente gravedad, la presencia de un abogado de oficio permitirá la continuidad del proceso, incluso cuando Milosevic no pueda participar temporalmente".

Aparte de esta decisión, el TPIY todavía tiene que pronunciarse sobre la petición de Steven Kay de abandonar la defensa del ex dictador. El abogado defensor de Milosevic presentó esa solicitud de dimisión la semana pasada, cuando aún no se sabía el veredicto de hoy. Kay alegó que por razones "éticas" no podía seguir defendiendo al ex presidente sin contar con su colaboración ni con la de los testigos.

Está previsto que el juicio a Milosevic se reanude el próximo día 9. Desde que se le asignó un abogado de oficio, la defensa sólo ha podido llamar a declarar a cinco testigos, ya que una gran parte de ellos se negaron a comparecer si el interrogatorio no era conducido por el propio Milosevic.

El TPIY impuso a Milosevic un abogado defensor de oficio cuando informes médicos revelaron que la hipertensión crónica que padece el ex presidente le impedía seguir defendiéndose a sí mismo. Milosevic está acusado de crímenes de guerra, genocidio y lesa humanidad, presuntamente cometidos en la pasada década de los noventa durante las guerras de Croacia, Kosovo y Bosnia.