Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos levanta el embargo comercial sobre Libia

Bush mantiene las sanciones al régimen de Muammar el Gaddafi por su apoyo, en el pasado, al terrorismo internacional

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha ordenado hoy el levantamiento del embargo comercial que pesaba sobre el régimen libio de Muammar el Gaddafi desde 1986 después de que éste renunciara a sus programas de armas de destrucción masiva.

El pasado mes de abril, la Casa Blanca levantó ya buena parte de las sanciones económicas en respuesta al anuncio de Trípoli de desarmarse. Las empresas estadounidenses fueron autorizadas a invertir en el sector libio de hidrocarburos y a comprar petróleo a ese país. El segundo gesto de acercamiento consistió en dar por restablecidas las relaciones diplomáticas con Libia, algo que anunció Washington el pasado 28 de junio, poniendo fin a 24 años de ruptura.

Despejadas las sanciones que aún pesaban sobre Trípoli, se permitirá la liberación de 1.300 millones de dólares en activos libios congelados en Estados Unidos y el establecimiento de vuelos de aviación civil entre ambos países. La orden firmada hoy por el presidente republicano no altera en cambio las sanciones que Estados Unidos impuso en el pasado a Libia por su apoyo al terrorismo internacional. "Sigue siendo un asunto de preocupación [...] Libia continúa en la lista de países que apoyan al terrorismo", ha apuntado Adam Ereli, un portavoz del Departamento de Estado.

Las indemizaciones por el caso 'Lockerbie'

Las sanciones a Libia se remontan a 1986, cuando la Administración del ya fallecido Ronald Reagan decretó el aislamiento total de Liba por lo que oficialmente se denominó una "emergencia nacional". Estados Unidos, al igual que el resto de los países occidentales, acusaba al régimen de Gaddafi de estar detrás de una serie de atentados contra objetivos estadounidenses, como la bomba que explotó en un avión de la PanAir en 1988, matando a 259 personas cuando sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie. El Gobierno de Gaddafi reconoció la responsabilidad de su país en ese atentado y aceptó pagar las compensaciones a los familiares de las víctimas, pero condicionadas al levantamiento de las sanciones.

El secretario de Estado adjunto, William Burns, se reunió la semana pasada en Londres con enviados libios para discutir el levantamiento de las sanciones y el pago de las indemnizaciones. Hasta ahora, cada familia de las víctimas ha recibido 4 millones de dólares que forman parte de una compensación total de 10 millones de dólares para cada una de ellas.