Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN IRAK

Los secuestradores de los dos periodistas franceses extienden su ultimátum 24 horas

La cadena Al Arabiya asegura que la liberación de Chesnot y Mlabrunot es "inminente"

La presión diplomática del Gobierno francés junto con las manifestaciones de apoyo de numerosos ámbitos, incluido el musulmán, parecen haber tenido efecto sobre los secuestradores de los dos periodistas franceses retenidos en Irak, que amenazan con matarlos esta noche si el Gobierno de Chirac no retira la ley del velo. Según la cadena de televisión árabe Al Arabiya, la liberación de Christian Chesnot y Georges Malbrunot es "inminente". La cadena cita fuentes propias sin identificar, pero el jeque Sakri Al Kasis, un clérigo salafista de Bagdad, ha declarado que maneja la misma información.

Al Kasis, en declaraciones a la emisora francesa France Info, ha dicho que el secuestro "debería resolverse pacíficamente", tras asegurar que ha actuado como mediador.

Desde que se conoció que ambos informadores, desaparecidos desde el día 22 de agosto, se encontraban en manos de un grupo islámico identificado como Ejército Islámico de Irak, toda la maquinaria diplomática francesa se puso en marcha para lograr la liberación, condicionada a la derogación de la ley francesa que prohibirá, a partir del jueves, la exhibición de signos religiosos, como el velo islámico o la cruces cristianas, en las escuelas públicas. En esta tarea, el Gobierno de Jacques Chirac ha contado con el apoyo de todo el mundo, incluyendo la comunidad musulmana francesa e incluso del Gobierno palestino.

Todas estas presiones parecen haber surtido el efecto deseado. La cadena Al Arabiya, financiada con capital saudí y con sede en Dubai, ha informado de que la liberación de los reporteros es "inminente". La cadena cita fuentes propias no identificadas y no ha precisado más detalles a preguntas de la agencia France Presse. El anuncio se ha producido apenas unas horas antes de que expire el ultimátum dado por los captores, fijado para las 9 de la noche tras una prórroga de 24 horas.

Apoyo musulmán

El secuestro de Chesnot y Malbrunot ha causado una enorme conmoción en el país, máxime por el hecho de que Francia fue uno de los países que más se opuso a la invasión estadounidense y que no tiene tropas desplegadas en Irak. Así, en cuanto se conoció que ambos estaban secuestrados, todo el Gobierno se puso en marcha. Chirac hizo una alocución pública el sábado pidiendo "solemnemente" la liberación y envió a su ministro de Exteriores, Michel Barnier, a una gira por Oriente Medio para establecer contactos con posibles mediadores que pudieran contribuir a lograr la puesta en libertad. "El Gobierno está como todos los franceses: movilizados, unidos e inquietos", decía esta mañana Donnedieu de Vabres, ministro de Cultura francés.

En casa, el Gobierno se ha granjeado la simpatía de la comunidad musulmana, la más numerosa de Europa, que no quiere verse identificada con los secuestradores. Muchos musulmanes acudieron ayer a la manifestación que congregó a 3.000 personas en París para condenar el secuestro. En una muestra de hermanamiento, el imán de la mezquita de París y líder de los musulmanes de Francia, Dalil Boubakeur, ha invocado a Alá "el grande y el misericordioso" a favor de la liberación "sin demora" de los dos periodistas franceses. La oración de hoy en la mezquita ha contado con la presencia, además de los más destacados líderes musulmanes franceses, del ministro del Interior, Dominique de Villepin.

En Irak, el Comité de los Ulemas, la organización más representativa de los suníes, ha publicado una carta abierta en la que pide a los secuestradores que "traten con deferencia" a los periodistas franceses, al tiempo que expresa su confianza en que el secuestro "no acabará con la ejecución" de los franceses.

Chirac pide desde Rusia la liberación de los rehenes

Retrasada por la crisis desatada por el secuestro de los periodistas, hoy se celebra finalmente la cumbre informal ruso-franco-germana. El presidente de Francia, Jacques Chirac, ha llegado a primera hora de la mañana al balneario ruso de Sochi donde está previsto que analice con el canciller alemán Gerhard Schröder y el presidente ruso, Vladímir Putin, la situación en Irak, Afganistán y Oriente Medio.

No obstante, Chirac ha vuelto a pedir desde Rusía que los periodistas franceses Christian Chesnot y Georges Malbrunot, sean liberados. "La movilización y la determinación de los poderes públicos en este asunto es total, para que los tres rehenes sean devueltos sanos y salvos", ha explicado Chirac, en referencia a los dos periodistas franceses retenidos y a su chófer, de nacionalidad iraquí.

Más información