Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FBI crea una fuerza especial para tratar de impedir que se comentan más atentados en EE UU

El Departamento de Seguridad Nacional no aumenta el nivel de alerta del sistema antiterrorista, que desde enero se mantiene en el amarillo

Las autoridades federales de Estados Unidos han creado una fuerza especial dentro del FBI para prevenir lo que se teme sea un importante ataque terrorista de la organización Al Qaeda contra puntos neurálgicos del país en los próximos meses. Ayer, el Gobierno estadounidense confirmó la existencia de amenazas de atentados con el objetivo "de tratar de influir en el resultado de las elecciones de noviembre", tal y como, según la visión de la Casa Blanca, "ocurrió en España con los ataques perpetrados en Madrid el pasado 11 de marzo".

"Han visto que un ataque de esta naturaleza puede tener consecuencias políticas y económicas y puede tener un impacto en el proceso político", afirmó en este sentido una fuente del FBI. Los estadounidenses concurrirán a las elecciones el 2 de noviembre y, según las encuestas, el respaldo al presidente, George W. Bush, ha caído a lo más bajo desde su llegada al poder a causa de la guerra de Irak. Precisamente por esto, sectores demócratas y periodísticos han mostrado su escepticismo sobre esta alerta, al tiempo que han criticado a Bush por hacer un "uso electoralista" del terrorismo.

Estas críticas se centran en que la supuesta amenaza concreta no ha llevado al Departamento de Seguridad Nacional a aumentar el nivel de alerta del sistema antiterrorista, que desde enero se mantiene en el amarillo ("elevada") aunque todavía hay otras dos niveles superiores. En una rueda de prensa ofrecida ayer, el secretario de Justicia, John Ashcroft, y el director de la Oficina de Investigaciones Federales (FBI), Robert Mueller, indicaron que los objetivos del previsible atentado podrían ser la reunión del G-8, en Georgia, a comienzos de junio; los actos por el Día de la Independencia, el 4 de julio, o las convenciones demócrata y republicana en julio y septiembre. "Por desgracia, los mismos acontecimientos que nos llenan de esperanza y orgullo son considerados por los terroristas como oportunidades de ataque", afirmó Mueller.

Piden ayuda a la población

En cuanto al cuerpo especial del FBI, Ashcroft ha manifestado que recibirá el nombre de "Grupo Especial de Trabajo 2004" y que se encargará de coordinar la información sobre terrorismo, los análisis y las operaciones en el terreno. Según Ashcroft, gracias a este cuerpo se conseguirá la información para neutralizar actividades específicas de los terroristas. Mueller ha añadido que el grupo ya ha comenzado sus tareas "para aumentar nuestra información de inteligencia, identificar fallos de ese conocimiento y desarrollar nuevas fuentes de información".

El director del FBI ha confirmado que la policía federal está trabajando estrechamente con otros cuerpos policiales y otros servicios de espionaje nacionales e internacionales. Además, Ashcroft y Mueller pidieron ayuda a la población para determinar el paradero de seis hombres con vínculos terroristas que se encontrarían en el país. La mayoría de ellos habla inglés y algunos podrían presentarse como europeos en viaje con familiares para no llamar la atención sobre sus intenciones. "Están aquí y existen indicaciones de que están preparando atentados", expresó una fuente del FBI.

Bush ha dicho en varias ocasiones que dos tercios de la cúpula jerárquica de Al Qaida han muerto o han sido capturados desde que lanzara una guerra global contra el terrorismo tras los atentados del 11-S. Sin embargo, George Tenet, director de la Agencia Central de Inteligencia de EE UU (CIA), ha reconocido que hay otros grupos terroristas que están haciendo un esfuerzo concertado para atacar a EE UU. El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Tom Ridge, también ha aseverado que "en las últimas semanas" se ha producido "un flujo continuo de información que habla de la posibilidad de ataques".