Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

Bush dice que "la vida cotidiana está mejorando" en Irak un año después de cantar victoria

El presidente de Estados Unidos glosa la situación actual del país invadido en su discurso de los sábados

Un año después de la declaración oficial que puso fin a la invasión de Irak, el presidente de EEUU, George W. Bush, ha asegurado que la situación, "a pesar de muchos desafíos", es mejor para los ciudadanos del país atacado.

"En el nivel más básico de justicia, la gente ya no desaparece en prisiones políticas, cámaras de tortura y fosas masivas", ha sentenciado Bush, para quien "la vida cotidiana está mejorando".

"Hay más electricidad que antes de la guerra. Irak tiene una moneda estable y los bancos prosperan. Las escuelas y clínicas han sido renovadas y abiertas de nuevo", ha indicado el presidente al glosar su visión de lo que actualmente ocurre en el país árabe.

La coalición que encabeza EEUU, según ha explicado Bush, tiene una "estrategia clara y la está aplicando en Irak: primero aseguraremos un ambiente de seguridad mientras los iraquíes se encaminan hacia el auto gobierno".

Traspaso de soberanía

"El segundo elemento de nuestra estrategia es el de devolver la soberanía al pueblo de Irak según el calendario que acordamos con el Consejo de Gobierno de Irak", ha dicho el presidente en su discurso de los sábados.

En este sentido, Bush ha ratificado que el 30 de junio se hará la transferencia de autoridad a "un gobierno iraquí soberano e interino" que seguirá en funciones hasta que se celebren elecciones.

Hace hoy un año, Bush se trasladó a un portaaviones que retornaba a EEUU de la campaña iraquí y proclamó que su país y sus aliados habían logrado el triunfo en la guerra contra el régimen de Sadam Husein, presidente iraquí depuesto en abril de 2003 y capturado por los estadounidenses en diciembre pasado.

Desde entonces han muerto más de 700 soldados estadounidenses, 500 de ellos en combates, y han resultado heridos miles más a medida que la resistencia armada iraquí a la ocupación militar se ha tornado más violenta y organizada.