Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES REGIONALES EN FRANCIA

Chirac decidirá en "los próximos días" el futuro de su primer ministro tras el varapalo electoral

La izquierda supera el 50% de los votos en las regionales celebradas ayer en Francia, mientras la derecha sólo conserva una región de las 22 metropolitanas

El presidente francés Jacques Chirac se tomará "los próximos días" para decidir si destituye al primer ministro Jean-Pierre Raffarin tras los desastrosos resultados obtenidos por la derecha en la segunda y definitiva vuelta de las elecciones regionales francesas.

En un breve comunicado, el servicio de prensa del Palacio del Eliseo ha roto su mutismo y ha informado de la reunión que Chirac ha mantenido hoy con Raffarin para perfilar los cambios en el Ejecutivo conservador, tras dos años de gobierno. Todos los indicios apuntan a una importante remodelación en el Gobierno para frenar la crisis abierta en la derecha. Además, el futuro de Rafarrin, la apuesta firme de Chirac frente a Nicolas Sarkozy, es más negro que nunca después de perder en su feudo electoral, Poitou-Charentes.

En la otra orilla de la política francesa, la izquierda celebra su rotunda victoria en las urnas, al superar el 50%de los votos frente a la empequeñecida derecha, que tan sólo se ha asegurado una región, la Alsacia, de las 22 metropolitanas.

Chirac, "directamente cuestionado"

Esta misma mañana, el líder del Partido Socialista (PS), Francois Hollande, de 49 años, se ha apresurado a exigir a Chirac que cambie de política tras haber quedado ayer "directamente cuestionado". Y es que, según los últimos datos difundidos hoy por el Ministerio del Interior, la oposición socialista y sus aliados verdes y comunistas han acaparado un 50,11% de los votos cuando se habían escrutado 40,4 millones de votos de un total que ronda los 41 millones. La mayoría gubernamental que forman la conservadora Unión por la Democracia Francesa (UMP) y la centroliberal Unión por la Democracia Francesa (UDF) reúne el 36,94%, mientras que el ultraderechista Frente Nacional (FN), que pierde a la mitad de sus cargos electos, obtiene un 12,54% en una jornada electoral en la que se ha reducido notablemente la abstención (34,2%). Es la primera vez desde las presidenciales de 1988, cuando fue reelegido Francois Mitterand, que la izquierda logra la mayoría en el país.

Tras la marea roja, Chirac está obligado a replantearse el programa político adoptado hace dos años, uno de cuyos aspectos clave era la reducción de impuestos en un país en el que comenzó a ampliarse el déficit público. Aunque tras el duro traspiés de la primera vuelta (34,47% de los votos, seis puntos menos que la izquierda) se especulaba con una amplia remodelación ministerial, ahora no se excluye ninguna posibilidad, incluida el relevo del jefe del Gobierno. En este sentido, Hollande ya ha señalado esta mañana en varias tertulias radiofónicas que Chirac ha sido "directamente cuestionado", por lo que considera "insuficiente" una remodelación de Gobierno y exige un "profundo cambio" de política.

Las exigencias de Hollande

Para Hollande, "el conjunto del Gobierno" de Raffarin ha sido sancionado, incluido el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, muy popular entre los militantes del partido gobernante UMP y que ha sido mencionado como posible sucesor de Raffarin. Sarkozy estuvo "muy presente" en la campaña de la primera vuelta del pasado día 21 y "muy activo" también en la segunda ronda, su nombre figuraba "en grandes letras" en las papeletas del partido conservador en Ile de France (la simbólica región parisina) y "por tanto ha sido derrotado", ha sentenciado el líder socialista.

Esta región, en la que la mayoría en el Gobierno tenía puestas todas sus esperanzas para limitar estragos en otras regiones, también tendrá un presidente regional socialista: Jean-Paul Huchon logró un 50,44%, mientras que el candidato de la UMP, el portavoz gubernamental Jean-Francois Copé, obtuvo un 43,45%. Hasta el feudo de Raffarin, la región de Poitou Charentes, ha caído en manos de la izquierda y Segolene Royal, ex ministra y compañera de Hollande, se ha convertido en la única mujer a la cabeza de una región con más del 55% de los votos.

Entre otros pesos pesados de la derecha que se han visto batidos en las urnas destacan el ministro de Asuntos Sociales, Francois Fillon, en Pays de Loira, y Valery Giscard d'Estaing, que deja el Gobierno de Auvergne tras 18 años a su cabeza. La izquierda, que se mantenía al frente de ocho regiones metropolitanas, ha logrado arrebatar a la derecha al menos 12, mientras en la batalla campal de Corcega, aunque la conservadora UMP se impuso en votos, las cuatro listas de izquierda rozan la mayoría absoluta y podrían aliarse al frente del Gobierno regional. En las cantonales la victoria también fue mayoritaria para la izquierda.