Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Cientos de miles de palestinos claman venganza durante los funerales por el jeque Ahmed Yassin

El líder espiritual de Hamás ha sido asesinado hoy en un ataque selectivo israelí.- Sharon justifica la operación en la supervivencia del pueblo judío

El líder espiritual del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), el jeque Ahmed Yassin, ha muerto esta madrugada en un ataque selectivo israelí en Gaza. El asesinato ha conmocionado a los territorios palestinos, donde una multitud enardecida ha clamado venganza durante los funerales por el jefe supremo de Hamás. Israel ha cerrado a cal y canto la franja de Gaza y Cisjordania, y se encuentra en estado de alerta máxima a la espera de las represalias de los grupos armados palestinos, que han prometido un castigo sin precedentes. El primer ministro israelí, Ariel Sharon, ha felicitado a las fuerzas de seguridad por el asesinato de Yassin y ha asegurado que "la guerra contra el terror continuará".

Cientos de miles de palestinos furiosos han clamado venganza esta mañana durante los funerales por el jeque Ahmed Yassin, fundador y líder espiritual del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que ha sido asesinado esta madrugada, junto a otros ocho palestinos, en un ataque aéreo israelí en Gaza. Una multitud, muy enardecida, se ha reunido en el hospital de Shiffa de Gaza ondeando banderas verdes de Hamás, así como exhibiendo fotografías del líder palestino, a la vez que coreaba lemas de venganza por su asesinato.

Los allegados de los difuntos llevaban a hombros nueve cadáveres, incluidos los escasos restos de Yassin, mientras miles de miembros de Hamás, armados con rifles y lanzadores de cohetes, disparaban al aire. La muchedumbre caminó por la calle principal de Gaza, Omar el Mukhtar, hacia las casas de todos los que resultaron muertos en el ataque, incluida la de Yasín. Tras permitir a las familias ver los cuerpos por última vez, la procesión fúnebre se dirigió para rezar a la mezquita Al-Omari, en el centro de la ciudad, antes de enterrar los cadáveres.

Israel, en alerta máxima

Varios helicópteros Apache israelíes han abierto fuego con misiles aire-tierra contra Ahmed Yassin, de 67 años y tetrapléjico desde los 12, poco antes del amanecer, cuando el líder espiritual de Hamás salía de la mezquita de su barrio de Sabra, en Gaza, tras rezar las oraciones de la mañana. Vecinos del barrio han relatado a Efe que cuando los guardaespaldas empujaban la silla de ruedas en la que viajaba Yassin, varios misiles fueron lanzados por los helicópteros de combate Apache. Otros ocho palestinos han muerto en el ataque aéreo y 18 han resultado heridos, entre ellos un hijo del jeque Yassin, que se encuentra en estado crítico.

"En una operación de las fuerzas de seguridad desarrollada esta mañana en el norte de la franja de Gaza, el jeque Ahmed Yassin, líder del grupo terrorista Hamás y responsable de decenas de ataques terroristas y de la muerte de israelíes, extranjeros y militares, ha sido eliminado en un ataque aéreo", ha confirmado el Ejército israelí en un comunicado. Tras el atentado, Israel ha decretado el estado de alerta máxima y ha cerrado sus fronteras con los territorios palestinos, prohibiendo a los trabajadores de Gaza que abandonen la franja para ir a trabajar a Israel y dividiendo los territorios autónomos en áreas para impedir la concentración de sus habitantes.

Fuentes israelíes aseguran que el asesinato de Yassin fue decidido tras el atentado suicida de la semana pasada en el puerto de Ashod, que causó la muerte a diez israelíes. El ministro israelí de Defensa, el general Saúl Mofaz, desveló ayer que Israel se disponía a acabar con Hamás y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa antes de que las tropas se retiraran definitivamente de la franja de Gaza para devolverla a la Autoridad Palestina. En septiembre del año pasado, el Ejército israelí perpetró un ataque selectivo contra Yasín, en el que el dirigente salió levemente herido.

"Es un acto loco y muy peligroso", ha declarado el primer ministro palestino, Ahmed Qurei. "Abre la puerta al caos. Yassin era conocido por su moderación y estaba controlando a Hamás", ha lamentado. El presidente palestino, Yasir Arafat, ha condenado también el atentado y ha decretado tres días de luto oficial y de huelga general. La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha anunciado que llevará al Consejo de Seguridad de la ONU la peligrosa situación creada con el asesinato de Yasín. Arafat y el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) han asegurado mediante un comunicado oficial que "Israel ha traspasado con este asesinato la línea roja". No lo ve así el primer ministro israelí, Ariel Sharon, que ha felicitado a las fuerzas de seguridad por la operación de esta mañana en Gaza y ha asegurado que "la guerra contra el terror continuará". Sharon ha justificado el asesinato de Yassin en que "el pueblo judío tiene derecho a golpear a aquellos cuyo único objetivo es nuestra exterminación".

Caos en Gaza y primeras represalias

La noticia del asesinato de Yassin se difundía inmediatamente a través de los altavoces de las mezquitas, y miles de personas, muchas llorando, levantaban barricadas con neumáticos quemados, disparaban al aire y prometían venganza por la muerte de Yassin, un hombre muy querido en Gaza y que disputaba el liderazgo al presidente Yasir Arafat. Tres palestinos de 13, 22 y 23 años han sido abatidos por disparos de soldados israelíes durante una de las numerosas manifestaciones de apoyo a Yassin en el sur de la franja de Gaza, donde reina el caos.

Poco después del ataque, varios misiles tipo Kasam, de fabricación palestina, han sido lanzados desde la franja de Gaza hacia territorio israelí. Los ataques no han producido víctimas. Además, centenares de militantes de Hamás se han amotinado en la prisión militar israelí de Ketziot, en el desierto del Néguev, al enterarse del asesinato de su líder. Las autoridades de la prisión han informado de que los guardianes han restablecido la calma, pero se desconoce si han sido reprimidos y si hay víctimas. Los prisioneros palestinos, cuyo número se calcula en unos 6.000, han decretado una huelga de hambre de 24 horas en protesta por la muerte de Yassin. Cerca de Tel Aviv, un palestino ha herido a tres israelíes con un hacha, según ha indicado la policía israelí.

Los grupos armados claman venganza

Tanto Hamás como las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa han prometido actos de venganza contra Israel por la muerte de Ahmed Yasín. Abdel Asís Rantisi, uno de los principales dirigentes de Hamás, ha declarado que "la guerra está abierta" contra Israel, "sobre el que caerá la lava ardiente de la venganza". Las Brigadas de los Mártires han asegurado que "la reacción palestina a este cobarde hecho será un terremoto en cuestión de horas".

Más información