LA POSGUERRA DE IRAK

Al menos ocho muertos en varios ataques de la resistencia iraquí

El atentado más grave se ha producido en Irbil, contra el Gobierno autónomo del Kurdistán

Irak ha vivido una jornada trágica de Nochebuena. Al menos ocho personas han muerto en varios atentados perpetrados por la resistencia iraquí en varios puntos del país. El más grave se ha producido en Irbil, en el Kurdistán iraquí (norte), tras la explosión de un coche bomba conducido por un suicida en las inmediaciones del Ministerio del Interior de la región kurda, atentado en el que han perecido cinco personas. Un poco más al sur, en Samarra, tres soldados estadounidenses han muerto al explotar un artefacto al paso del convoy en el que viajaban.

Más información
Líderes iraquíes acusan a Jordania de dar asilo a los aliados de Sadam

En Irbil, el atentado suicida se ha cobrado la vida de cuatro iraquíes, además del kamikaze, en las inmediaciones del Ministerio del Interior del gobierno autónomo del Kurdistán. Dos de los fallecidos eran guardias de seguridad del edificio y varios de los 15 heridos son también empleados de esta sede. Irbil, a unos 500 kilómetros al norte de Bagdad, se encuentra bajo control de las milicias del Partido Democrático Kurdo (PDK), que lidera Masud Barzani, uno de los 25 miembros del Consejo de Gobierno provisional de Irak (CGP). En esta ciudad se encuentra la sede del gobierno autónomo instaurado tras la derrota iraquí en la Guerra del Golfo de 1991 y elegido por el PDK y la Unión Patriótica de Kurda (UPK), de Yalal Talabani, otro miembro del Gobierno tutelado por EE UU.

El Kurdistán iraquí ha sido escenario de numerosos atentados con coches bomba desde la caída del régimen de Sadam Husein, el 9 de abril, que tuvieron como blancos las tropas de EE UU y ciudadanos iraquíes acusados de colaborar con las fuerzas de ocupación. De hecho, el pueblo kurdo fue uno de los destinatarios preferentes de la represión de Sadam Husein.

Horas más tarde, tres soldados estadounidenses han resultado muertos en la ciudad de Samarra, a unos 100 kilómetros al norte de Bagdad, cuando un artefacto explosivo ha sido detonado al paso de una patrulla militar, según ha informado el mando militar americano. Con estas muertes, son ya 205 los soldados americanos muertos tras declararse el fin de las grandes operaciones militares el primero de mayo. El ataque en Samarra se ha producido pocas horas después de que las tropas de EE UU atacaran con aviones de guerra y helicópteros supuestos escondites de la resistencia en las cercanías de la zona de Al Dura, donde se localizó a Sadam Husein y que ha sido escenario de varias operaciones de la resistencia.

Finalmente, un civil iraquí ha muerto y otros tres han resultado heridos en la explosión de una bomba al paso de un minibús por una calle de Bagdad, según ha informado la policía de la capital.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Operaciones contra la resistencia

Todos estos ataques se han producido horas después de que EE UU lanzara una de las mayors operaciones militares contra la resistencia iraquí desde que terminó oficialmente la guerra. Estas operaciones han tenido su epicentro en Bagdad, aunque no se han ofrecido datos del alcance de estas operaciones, denominadas Iron Grip (apretón de acero). El capitán Jason Beck ha informado de que estas operaciones tenían como objetivo "atacar, matar o capturar"a miembros de la resistencia que aprovechan estas fechas para cometer atentados debido al impacto psicológico que pueden crear.

Soldados estadounidense inspeccionan un coche tras el atentado en Bagdad.
Soldados estadounidense inspeccionan un coche tras el atentado en Bagdad.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS