Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El Ejército israelí lanza una incursión en Rafah para "frenar el tráfico de armas"

El Ejército israelí ordena la expulsión a Gaza de 15 presuntos terroristas palestinos de Cisjordania

Unos 40 carros blindados y bulldozers del Ejército de Israel, protegidos por helicópteros, han irrumpido de nuevo durante la noche en la ciudad de Rafah, situada en la franja de Gaza, y en el campo de refugiados adyacente, el más pobre de todos los asentamientos palestinos, para llevar a cabo una operación que "se prolongará varios días". Mientras tanto, el Ejército israelí ha ordenado la expulsión a Gaza de 15 presuntos terroristas palestinos de Cisjordania y un palestino ha muerto en Hebrón.

Seis palestinos han resultado heridos hasta el momento en esta operación, denominada Tratamiento de Raiz 2, cuatro viviendas han sido arrasadas por las excavadoras militares y tiradores de elite han tomado posiciones en las alturas de los edificios. La operación comenzaba con los disparos de dos helicópteros Apache para despejar la entrada de las columnas de blindados por dos direcciones. Los palestinos no han presentado resistencia, al margen de dos artefactos incendiarios lanzados contra los tanques.

Esta nueva operación se produce después de que el gobernador de Rafah, Majid al Agha, declarara ayer la localidad "zona catastrófica" a causa de la incursión previa, Tratamiento de Raíz, que se inició el viernes y duró tres días. Los soldados acabaron con la vida de ocho personas, entre ellos dos menores, causaron alrededor de 80 heridos y demolieron más 25 viviendas, lo que dejó a casi 2.000 personas sin techo. El colegio de Rafah, localidad destartalada y polvorienta, acoge a 150 personas y otras familias han buscado refugio en otras instalaciones municipales. Fuentes de la Agencia de Ayuda al Refugiado han anunciado que distribuirán unos 500 dólares a cada una.

Doce túneles hacia Egipto

En este sentido, el comandante de la Brigada Givati en la región, Coronel Eyal Eisenberg, ha declarado hoy a la radio militar: "Quiero que la gente pregunte cuantas casas no hemos demolido. Creo que las acciones del Ejército cuentan con completa moral y que nuestro comportamiento está por encima y más allá de cualquier otro Ejército del mundo". Las autoridades israelíes argumentan que estas viviendas eran utilizadas por milicianos palestinos para disparar y que en el subsuelo de Rafah excavan túneles para obtener armas de contrabando desde Egipto.

Tres túneles fueron bombardeados en la primera operación, la mayor de los últimos seis meses, y las autoridades militares afirman que existen otros 12. Sin embargo, según fuentes palestinas, en Rafah, con 140.000 habitantes y un desempleo disparado por el cerco militar israelí, se aprovechan los túneles para obtener desde el otro lado de la frontera alimentos y suministros para sobrevivir. Los suministros de agua, electricidad y teléfonos del campo de refugiados han sido cortados por las tropas israelíes.

Por otro lado, el Ejército israelí ha ordenado hoy la expulsión a Gaza de 15 presuntos terroristas palestinos en detención preventiva en Cisjordania, quienes disponen de un plazo de 48 horas para recurrir ante el Tribunal Supremo. Según informa el diario Haaretz, en su mayoría se trata de activistas de la Yihad Islámica. Fuentes de los servicios de seguridad precisaron que estos palestinos están "implicados en actividades terroristas" y que su expulsión pretende impedir que reanuden sus operaciones cuando sean liberados. Además, un palestino que se había aproximado durante la noche a una colonia cerca de Hebrón (sur de Cisjordania) ha sido abatido por disparos de un soldado israelí, que le consideró "sospechoso".