Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | La investigación en el Reino Unido

Kelly se sintió presionado por el periodista de la BBC que desató la polémica sobre Irak

El científico confesó a una amiga que tenía miedo de perder la pensión tras verse involucrado en la batalla política entre el Gobierno y la BBC

David Kelly estaba molesto con Andrew Gilligan por la estrategia que utilizó el periodista de la BBC para "sonsacarle" la información que luego sirvió de base a Gilligan para su polémico reportaje, donde acusaba al Ejecutivo de Tony Blair de "hacer más sexy" el informe sobre Irak, exagerando, en contra del criterio de los servicios secretos, la capacidad bélica de Sadam Husein.

Así se lo ha hecho saber Olivia Bosch, amiga de Kelly, al juez Brian Hutton, que investiga las circunstancias de la muerte del científico. Según Bosch, quien conoció a Kelly hace un año pero llegó a mantener con él una relación estrecha, éste le mostró su descontento con la forma en que Gilligan le "sacó" la información y le aseguró que el periodista quiso "jugar a los nombres".

Bosch ha dicho que fue el periodista quien le planteó a Kelly el nombre de Alastair Campbell, ex director de comunicación de Blair y sospechoso de incluir en el informe sobre Irak el dato de los 45 minutos, a lo que éste contestó que "quizá" porque no estaba seguro de conocer la respuesta.

Además, en mayo pasado, el científico le confesó en una conversación telefónica que se había sentido "desconcertado por la forma en que Andrew Gilligan trató de sacarle información", según Bosch, inspectora de desarme de la ONU en 1996 y que ahora trabaja en el Instituto de Asuntos Internacionales.

Además, Bosch ha apuntado que, meses más tarde, el científico le confesó que temía perder su pensión y su pase de seguridad, después de haber recibido una amonestación por parte de sus jefes en el Ministerio de Defensa.

Una semana sin interrogatorios

Tras admitir ante sus jefes que se había reunido con Gilligan, el nombre de Kelly salió a la luz pública después de que un comunicado del Ministerio de Defensa diese pistas claras y de que la oficina de prensa asintiera a los periodistas que plantearon su nombre.

En una reunión en la que estuvo presente el ministro de Defensa, Geoff Hoon, "hablamos de forma explícita de que, si se nos daba un nombre, no sería sostenible contestar 'no' porque se trataría de una mentira", ha asegurado al juez el asesor del ministro Richard Taylor, la segunda persona que ha comparecido hoy ante Brian Hutton.

Tras estos testimonios, Lord Hutton ha cerrado la primera fase de su investigación, en la que ha tomado declaración a todos los testigos que tenían relación con el doctor Kelly. Ahora la investigación judicial descansará durante una semana, hasta que vuelva a reunirse el día 15 para llamar a declarar de nuevo a algunos de los testigos.

En una breve alocución televisada, el juez ha advertido hoy de que ello no significa que las personas que llame de nuevo a declarar vayan a ser necesariamente "criticadas" en sus conclusiones finales, que prevé para después de que, el día 25, concluya la segunda fase.