Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes liberianos piden a sus soldados que depongan las armas

Los combates han dejado cerca de 600 civiles muertos sólo en la capital

El grupo rebelde Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia ha ordenado a sus fuerzas, que estan luchando a las puertas de Monrovia, que depongan las armas, según ha informado un jefe de los integristas que interviene en las negociaciones de paz de Ghana. Estados Unidos ordenó ayer a 4.500 soldados desplegados en el mar Rojo que se dirijiesen hacia el Mediterráneo ya que podrían ser eventualmente movilizados a Liberia si los combates continuaban.

"Hemos dado instrucciones a nuestros soldados para que abandonen las armas y les hemos dicho que se refrenen incluso aunque exista la posibilidad de una venganza" ha dicho Kabineh Ja'neh del rebelde Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia (LURD).

Pero la LURD no retrocederá hasta las posiciones que ocupaban antes del último asalto a la capital, que comenzó el pasado viernes, según informaron.

Un centenar de muertos en los ataques de anoche

Los combates entre los guerrilleros rebeldes y las tropas leales al gobierno del presidente liberiano Charles Taylor han dejado en los últimos días más de 600 civiles muertos sólo en la capital, Monrovia, según el ministro de Defensa del país. Un centenar murió anoche en los ataques con mortero de los guerrilleros, que pretendían tomar dos puentes claves para la conquista de la ciudad.

El Gobierno atribuye la matanza a los bombardeos del grupo rebelde Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia y estos acusan al Ejército regular de lanzar sus proyectiles contra el centro de la ciudad para sembrar el pánico. Los enfrentamientos se agravaron ayer en la zona del puerto, que el Ejército intenta recuperar desde el fin de semana.

Ante la gravedad de la situación, Estados Unidos ha ordenado a 4.500 soldados desplegados en el mar Rojo que se dirijan hacia el Mediterráneo y estén en alerta para ser eventualmente movilizados a Liberia. La decisión de la Administración Bush llega después de que una bomba explotara ayer en su embajada con un saldo de tres heridos. Como protesta, grupos de liberianos lanzaron 18 cadáveres ante el recinto de la embajada para pedir la ayuda de este país. "Si no vienen a ayudarnos, deberían irse", declaraba un civil.