Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REENCUENTRO DE EE UU Y EUROPA

Disturbios en Ginebra y Lausana como respuesta a la cumbre del G-8

Decenas de miles de personas confluyen en dos manifestaciones en la frontera franco-suiza

La cumbre del G-8 que se celebra en la localidad francesa de Evian ha encontrado de nuevo la respuesta de los movimientos antiglobalización, que esta vez se han manifestado en calma, aunque no han faltado los incidentes, en especial en Lausana y Ginebra, en Suiza. Varias decenas de miles de manifestantes han marchado en dos columnas desde Ginebra y Annemasse (Francia) hasta la frontera de Francia, cerca de Evian. En los incidentes, especialmente graves en la zona de Lausana, al menos una persona ha resultado herida de gravedad.

También ha sido tensa la situación en el centro de Ginebra, donde la policía ha tenido que usar gas lacrimógeno contra cientos de manifestantes, que han roto escaparates y han destrozado el mobiliario urbano. Durante las protestas, uno de los activistas se ha colgado de un puente cuando los manifestantes trataban de cortar la autovía Ginebra-Lausana y ha caído al vacío, al parecer después de que un policía cortara accidentalmente el cable del que pendía. El activista, un británico ha resultado herido grave, con múltiples fracturas.

Mientras, en Lausana, la policía ha cargado contra los manifestantes, que también han roto escaparates y han tratado de incendiar algunos edificios. Como consecuencia, la policía ha procedido al desalojo de un camping donde se encontraban concentrados los manifestantes, interrogando a 300 de ellos.

Sin embargo, el acto central de la protesta era la manifestación que ha desembocado en la frontera de Francia tras partir en dos columnas desde Ginebra y Annemasse. Más de 90.000 personas, según la organización -20.000 según la policía- han confluido en Thonex, en la frontera franco-suiza, después de marchar pacíficamente desde los puntos de origen. Allí han guardado un minuto de silencio en memoria de "los 25 millones de muertos de sida", antes de dispersarse.

La manifestación central ha sido una gran fiesta popular en la que han participado personas de todas las edades, entre ellas muchos padres con sus hijos pequeños, que portaban banderas arco iris de la paz. Algunos ha ido en bicicleta y muchos llevaban pancartas alusivas contra la ocupación de Irak, la guerra del petróleo, la globalización, el capitalismo y hasta el plan Colombia (de EE UU contra el narcotráfico).