Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTADOS UNIDOS

Los francontiradores, sospechosos de otro asesinato cometido en febrero

Los presuntos asesinos 'del tarot' acumulan diez muertes y un ataque a una sinagoga

Las autoridades del estado de Washington consideran sospechosos a los dos presuntos asesinos del tarot, acusados de un total de 10 muertes, del asesinato de una mujer el pasado 16 de febrero en Tacoma. También investigan su supuesta participación en el ataque a una sinagoga.

El jefe de policía de Tacoma ha asegurado que John Allen Muhammad y John Lee Malvo podrían ser los autores de la muerte de una mujer que recibió un disparo cuando abría la puerta de su casa el pasado 16 de febrero.

En total, los dos presuntos francotiradores son acusados de diez muertes en Washington y en los estados vecionos de Maryland y Virginia, donde sembraron el terror desde comienzos del mes de octubre. De ser declarados culpables, ambos podrían ser condenados a muerte.

Al parecer, un nombre no identificado informó a las autoridades de Tacoma de que había prestado a los dos detenidos sus armas, incluyendo una metralleta, cuando permanecían en su residencia. La policía ha confiscado las armas del hombre y las pruebas de balística confirman que las armas fueron usadas en dos ocasiones. La primera, para asesinar a la mujer muerta en febrero y la segunda, en le ataque a una sinagoga.

Sangriento historial de un menor

Las posibilidades de que Malvo, de sólo 17 años, sea juzgado como adulto y condenado a muerte se incrementaron el lunes cuando las autoridades revelaron que se sospecha que él disparó y mató el 14 de octubre a Linda Franklin, una analista del FBI.

Muhammad y Malvo fueron han sido acusados hoy en el condado de Spotsylvania del asesinato del empresario Kenneth Bridges el 11 de octubre y de herir a una mujer no identificada tres días después.

En el vecino condado de Prince William, los dos hombres fueron acusados de asesinar a Dean Meyers el 9 de octubre.

Esta acusación incluye conspiración para cometer un homicidio en el marco de una nueva ley contra el terrorismo promulgada tras los atentados del 11 de septiembre del año pasado. Así, el fiscal de Prince William, Paul Ebert, ha señalado que la ley permitirá que la pena de muerte se aplique a ambos aunque haya sido uno solo el que apretó el gatillo. William cree que la ola de asesinatos que aterrorizó a Washington se podría enmarcar en la definición de terrorismo, que pena por igual al autor material como al cerebro de los actos.