Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

La policía paquistaní detiene a cientos de sospechosos por el atentado de Karachi

El ministerio de Interior del país confirma que la hipótesis que relaciona la acción con Al Qaeda toma fuerza

La Policía pakistaní ha detenido hoy a "varios cientos" de personas vinculadas a grupos islámicos en la búsqueda de los autores del atentado que ayer causó la muerte de 14 personas en Karachi, según fuentes del ministerio del Interior.

Las detenciones, llevadas a cabo por orden expresa del presidente pakistaní, Pervez Musharraf, afectan a militantes de organizaciones relacionadas con Afganistán, en su mayoría ex combatientes en ese país cuando estaba en el poder el régimen fundamentalista talibán.

Según las primeras investigaciones de la Policía pakistaní, en las que también participan expertos franceses y estadounidenses, el ataque podría estar relacionado con la red terrorista Al Qaeda, de Osama Bin Laden.

El atentado, en el que murieron once franceses, fue obra de un suicida que estrelló un coche-bomba contra el autobús que recogía en un hotel a un grupo de ingenieros de esa nacionalidad para llevarles a su trabajo.

Los numerosos arrestos podrían aumentar en los próximos días, según las fuentes del ministerio del Interior, que confirmaron que continúa por todo el país la búsqueda policial de los organizadores del atentado.

"Estamos a la espera de más detenciones", han añadido las fuentes, quienes reconocieron que será muy difícil averiguar la identidad del suicida que llevó a cabo el atentado, pues en la explosión "no hay ni un trozo de su piel que quedase intacto".

Ministra francesa

Esta mañana, el ministro paquistaní de Información, Nisar Memom, ha asegurado a la titular francesa de Defensa, Michele Alliot-Marie, que su Gobierno detendrá "a los responsables" del atentado.

La ministra, enviada de urgencia al país asiático, fue recibida en la base aérea de esa ciudad por Memon y por el jefe de las fuerzas navales paquistaníes, el almirante Abdul Aziz Mirza, se dirigió a continuación al hospital Agha Khan, donde fueron ingresados los heridos franceses, uno de los cuales está en condiciones críticas.

El atentado de ayer es el tercero perpetrado contra ciudadanos extranjeros en este país desde enero, cuando fue secuestrado y posteriormente asesinado el periodista estadounidense Daniel Pearl.

Al secuestro siguió en marzo el ataque con granadas contra una iglesia cristiana en el barrio diplomático de la capital, en el que murieron cinco personas, entre ellas la esposa de un diplomático estadounidense y su hija.