CONFLICTO INTERNACIONAL

EE UU contempla invadir Irak en 2003 para derribar a Sadam

Según 'The New York Times', el Gobierno de Bush emplearía entre 70.000 y 250.000 soldados en una guerra convencional muy diferente a la de Afganistán

En su afán por derribar el régimen de Sadam Husein, Estados Unidos está considerando realizar una campaña de ataques aéreos y luego invadir por tierra Irak, según informa hoy el diario The New York Times. El Gobierno de George W. Bush ha decidido cambiar de estrategia una vez que se ha convencido de que es bastante improbable que se produzca un golpe de Estado en ese país. En la ofensiva, que planea llevar a cabo el año que viene, intervendrían entre 70.000 y 250.000 soldados estadounidenses, puesto que el Pentágono cree que, al contrario de lo que sucedió en Afganistán, el apoyo de fuerzas rebeldes locales no es suficiente.

Más información

El retraso del ataque hasta 2003 es necesario para poder crear las circunstancias militares, económicas y diplomáticas necesarias, según fuentes militares citadas por el diario. Entre los condicionantes mencionados están evitar luchar en verano con los asfixiantes trajes antiarmas químicas, prepararse para las subidas en el precio del petróleo y esperar progresos en el conflicto palestino-israelí.

Guerra convencional y moderna

Hasta ahora el Gobierno de Bush pensaba realizar el ataque el próximo otoño, después de construir un conflicto en la ONU apoyándose en que Hussein no permite a los observadores internacionales realizar inspecciones para comprobar que no está fabricando armas de destrucción masiva.

Sin embargo, los acontecimientos en Oriente Próximo han obligado al Pentágono a aplazar sus planes, ante el peligro de que el conflicto se extienda entre los países árabes, muy airados por el apoyo de EE UU a Israel. Hasta el momento, Bush no ha dado ninguna orden al Pentágono, y no existe un "plan de guerra oficial", aunque sí una directrices generales de cómo sería el conflicto.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Una de las cuestiones más debatidas es la de dónde colocar las bases aéreas y terrestres para el ataque. EE UU ha deshechado emplear instalaciones en Arabia Saudí, y piensa ahora en Kuwait, Qatar, Turquía, Oman y Bahrain.

Respecto al estilo de la ofensiva, el Pentágono trabaja con la idea de una guerra convencional, muy distinta a la librada en Afganistán, más bien similar a la Guerra del Golfo pero con armamento más moderno y preciso.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción