Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Duhalde diseña un plan económico antes de designar al nuevo ministro de Economía

El nuevo plan incluye el cambio fijo entre el dólar y el peso y la reducción de los impuestos al consumo

Aunque todavía no se conoce el nombre del nuevo ministro de Economía argentino, sí que se saben algunos detalles del plan económico que deberá defender. El presidente Eduardo Duhalde ha firmado junto a 19 gobernadores de provincias administradas por el peronismo un plan que incluye un cambio fijo entre el dólar y el peso.

A esa medida se unen otras como la reducción de los impuestos al consumo, el menor gasto público y la salida ordenada del llamado corralito que impide a los ahorristas disponer del dinero que tienen en los bancos.

Además, según fuentes gubernamentales, Duhalde pedirá al Fondo Monetario Internacional efectuar un paréntesis en las negociaciones ya comenzadas para obtener ayuda financiera. Las conversaciones se retomarían después de poner orden a las cuentas del país y aplicar políticas capaces de impedir estallidos sociales como los sucedidos en diciembre de 2001.

Todas estas medidas se producen después de la crisis desatada por la dimisión el martes del ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, quien conocerá esta misma noche el nombre de su sustituto.

El cambio y el 'corralito'

Entre las medidas que tomará el Gobierno de Duhalde se incluye un acuerdo para cumplir en apenas dos semanas el pacto firmado entre el Estado y las provincias para ajustar la distribución de los recursos federales y reducir así los gastos públicos.

El nuevo plan económico se olvida, al menos por el momento, del cambio libre entre el dólar y el peso. A partir de la entrada en vigor de las nuevas medidas, el peso tendrá una cotización fija con respecto al dólar, a pesar de que el FMI había recomendado la liberalización completa del sistema.

Para abrir poco a poco el corralito, el Gobierno tratará de liberar los fondos depositados en cuentas a la vista o permitir la circulación del dinero dentro del sistema financiero.

Para los depósitos a plazo fijo, se ofrecerán soluciones diferenciadas, aparentemente a través del canje por bonos, según se trate de bancos oficiales o privados. También se estudia la posibilidad de producir una bajada del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el principal tributo al consumo, que actualmente está en el 21% para la mayoría de los conceptos.