VENEZUELA

Chávez cierra la crisis en Petróleos de Venezuela con el nombramiento de Alí Rodríguez

El secretario general de la OPEP ocupará la presidencia del monopolio estatal en sustitución del controvertido Gastón Parra

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha cerrado la mayor crisis en la historia de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) con el nombramiento del prestigioso Alí Rodríguez, secretario general de la OPEP, al frente de la empresa estatal. Rodríguez ya ha aceptado la presidencia de la empresa con mayor peso en el país, el tercer productor mundial de crudo, en la que sustituirá al discutido Gastón Parra.

Más información
¿Quién disparó en Miraflores?
Chávez escribió una carta de renuncia cuando estaba bajo arresto del Ejército
Los conspiradores contra Chávez redactaron su primer decreto un día antes del golpe
El 'número dos' de Chávez, presidente de Venezuela tras renunciar Carmona
Mueren diez militares venezolanos al caer su helicóptero cerca de Caracas
Dossier:: El golpe que no tumbó a Chávez

La compañía pública, definida por muchos gobernantes nacionales como "un estado dentro del Estado" y considerada la gallina de los huevos de oro, atravesó en las últimas nueve semanas un grave conflicto, que paralizó parcialmente sus actividades incumpliendo sus compromisos internacionales.

El experto petrolero de 64 años, que se inició en la política en la década de 1960 e incluso fue guerrillero guevarista, sucederá en el cargo a Gastón Parra, nombrado por Chávez en febrero pasado en lugar del general Guaicaipuro Lameda, quien hace apenas una semana asumió nuevamente el cargo con el efímero Gobierno transitorio de Pedro Carmona.

El caballo de batalla contra Chávez

El nombramiento de Parra, hace dos meses, fue el origen de las protestas que tanto los gerentes de la empresa como el resto de los sectores laborales del país protagonizaron contra Chávez y que degeneró en una huelga nacional y en posterior golpe de Estado. La alta gerencia de PDVSA consideraba a su nueva cúpula directiva por "política", poco cualificada y ajena a la meritrocracia que rige en la empresa.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El anuncio hecho público anoche por Roy Daza, director de asuntos públicos del Ministerio de Energía y Minas venezolano, en nombre del ministro Alvario Silva Calderón, trata de cerrar la herida abierta en PDVSA, que ha perjudicado su prestigio en el sector.

Rodríguez, secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para el periodo 2001-2004 y primer ministro de Energía y Minas del Gobierno de Chávez, ha aceptado a pesar de sus dudas ponerse al frente de PDVSA y deberá aplicar una profunda reestructuración.

Chávez reconoció públicamente el lunes, tras reasumir el Gobierno después de la crisis institucional que vivió el país el pasado fin de semana, que cometió "errores" con PDVSA y prometió corregirlos. Anunció que la empresa necesita una reestructuración a fondo que empezará desde la alta gerencia hasta los niveles productivos, ya que, según Chávez, el crudo que coloca en los mercados es más caro que el de cualquier compañía internacional.

La postura de la OPEP

Tras el acercamiento de Chávez, los gerentes rebeldes se reunieron con el vicepresidente Diosdado Cabello para buscar salidas al conflicto interno. Rodríguez se reunió el mismo día con Chávez, le expresó sus reticencias e incluso alegó que su "salida brusca" de la OPEP podría desestabilizar el mercado mundial.

El hecho de que Rodríguez intente sacar del atolladero a PDVSA no significa, según su Gobierno, que tenga que dejar su cargo al frente de la OPEP, que lo asumió el 1 de enero de 2001, puesto que ya hay precedentes en el cártel. Sin embargo, un responsable del cártel ha señalado hoy en Viena que Rodríguez deberá abandonar su puesto en la OPEP porque ambos cargos son incompatibles.

Rodríguez (que nació en El Ejido, Estado de Mérida, en 1937) ocupó también en marzo de 2000, durante un año, el cargo de presidente de la OPEP, y en septiembre de ese año organizó en Caracas la II Cumbre del cártel petrolero.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS