Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUICIO EN LA HAYA

Milosevic denuncia una "estrategia neocolonialista" occidental para dominar el mundo

Tras la intervención del ex presidente yugoslavo, tomará la palabra el primer testigo de la acusación

El ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic ha retomado esta mañana su defensa ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de La Haya, donde esta tarde se abrirá el proceso sobre el conflicto de Kosovo. Al inicio de su tercera intervención ante los magistrados, el ex jefe de Estado ha denunciado una estrategia occidental de dominación del mundo que empuja a los eslavos y los musulmanes unos contra los otros.

Milosevic ha afirmado que esta estrategia "neocolonialista" occidental está detrás del conflicto de Kosovo y del polvorín de Chechenia.

En este sentido, el acusado ha insistido en que todas las etnias y religiones habían vivido en la antigua Yugoslavia en completa armonía, hasta que "los intereses exteriores" alimentaron los nacionalismos en Croacia y Bosnia.

"Las fronteras en la República Federal Yugoslava eran puramente administrativas y no había una separación de pueblos", ha afirmado Milosevic, utilizando, como la semana pasada, una estrategia de ofensiva en clave política.

"La verdad está de mi parte por esto me siento superior aquí, me siento vencedor moral", ha declarado el ex presidente ante el juez británico Richard May.

La precicitación de la UE

En este punto, el ex presidente yugoslavo ha atacado de nuevo a la comunidad internacional por su actuación en la zona y ha argumentado que la Unión Europea (UE) reconoció de forma prematura las repúblicas de Bosnia-Herzegovina y Croacia, "ignorando los derechos de los serbios".

Milosevic comenzó su exposición el pasado jueves, en la que ha acusado a la OTAN y a los países occidentales de los mismos delitos por los que él está siendo juzgado: genocidio y crímenes de guerra y contra la Humanidad.

Tras la intervención de Milosevic, que ha terminado a las 13.00 horas, la Fiscalía llamará a declarar al primero de sus 90 testigos de cargo, cuya identidad se mantiene en secreto por cuestiones de seguridad. Fuentes judiciales apuntan a que podría ser el ex líder albanokosovar de la era comunista Mahmut Bakali.

Fuentes del partido de este antiguo líder informaron ayer de que Bakali había partido ya con destino a La Haya. Bakali fue líder de la Liga de los Comunistas de Kosovo en la era de Tito y miembro después del entorno del independentista moderado Ibrahim Rugova, que encabezó la resistencia de los albanokosovares contra Milosevic después de que éste abolió la autonomía de la provincia.

La portavoz de la Fiscalía, Florence Hartmann, no ha querido confirmar la presencia de Bakali en La Haya. "Muchos de las personas que vendrán a declarar al tribunal están recibiendo graves amenazas", ha explicado para añadir que los nombres de los testigos no se harán públicos hasta el mismo día en que vayan a declarar.

Después de la declaración de cada testigo, la defensa -que en éste caso es el propio Milosevic- tendrá derecho a un turno de preguntas, que tendrá también la acusación cuando el ex líder serbio presente a los suyos, algo que no ocurrirá hasta después del verano.