Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ITALIA

El líder del Olivo tacha de "absurdo" que Berlusconi acapare cargos

Rutelli apunta al presidente de la Liga Norte, Umberto Bossi, como instigador de la crisis

El líder de la oposición italiana del Olivo, Francesco Rutelli, ha criticado hoy la división existente en el Gobierno italiano tras la renuncia del ministro de Asuntos Exteriores, Renato Ruggiero, y ha tachado de "absurdo" que el primer ministro, Silvio Berlusconi, acapare cargos al asumir la cartera vacante de Exteriores.

En declaraciones a la Cadena Ser, Rutelli ha indicado que la salida de Ruggiero supone una "profunda" división dentro del Ejecutivo italiano. En este sentido, ha apuntado como instigador de esta crisis al presidente de la Liga Norte y socio de la coalición gubernamental, Umberto Bossi.

"El Gobierno ha escogido la línea antieuropea de Bossi, un líder político secesionista, que piensa en la pequeña patria, y no en el gran diseño europeo. Esto va en contra de los intereses nacionales italianos", ha indicado el ex alcalde de Roma.

La suspensión de reuniones

Además, ha considerado "absurdo" que el primer ministro "de una de las grandes naciones desarrolladas del mundo quiera ser también ministro de Exteriores", haciendo hincapié en que las primeras consecuencias de esta decisión de Berlusconi "son la suspensión de visitas y de importantes reuniones", en referencia al aplazamiento, por ejemplo, de la visita de Josep Piqué a Roma, prevista para hoy.

Respecto a las declaraciones del primer ministro y titular de Exteriores italiano de potenciar el incremento de los intercambios comerciales y del aumento de las exportaciones en el extranjero con la ayuda de los embajadores y cónsules, el líder del Olivo ha afirmado que esta idea "parece la declaración de quien hasta hace poco era administrador de una gran cadena de grandes almacenes".

Rutelli ha asegurado que la mayoría del pueblo italiano le secunda en sus críticas y ha dudado de que el Ejecutivo italiano pueda mantener esta posición durante mucho tiempo.

"Deseamos que el Gobierno cambie la línea y estoy convencido de que si se presenta en el Parlamento con la línea de Bossi terminaría en minoría, porque su mayoría no suscribiría esta posición", ha concluido.