Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTALLIDO SOCIAL EN ARGENTINA

De la Rúa, el aburrido que ha tirado la toalla

El líder de la Unión Cívica Radical, que en las urnas sólo ha perdido contra Perón, cae superado por la galopante crisis económica

Superado por la galopante crisis de su país y abandonado a su suerte por la oposición peronista, Fernando de la Rúa ha renunciado a su sueño confeso: la Presidencia de Argentina. De nada le ha servido el 75% de popularidad del que gozó hace dos años, nada más llegar a la Casa Rosada. En las urnas sólo le pudo Perón, pero la calle ha acabado con él.

Dos años después de haber asumido la Presidencia de Argentina, Fernando de la Rúa tiró la toalla tras no encontrar respaldo en la oposición peronista para formar un Gobierno "de unidad nacional" en medio de un clima de alta convulsión social.

"Espero que mi renuncia contribuya a la paz social y asegure la continuidad institucional del país", sostuvo De la Rúa en un documento escrito de puño y letra entregado al presidente provisional del Senado, Ramón Puerta, antes de abandonar en solitario la Casa Rosada en helicóptero.

Una holgada victoria

Muy lejos en el tiempo queda su holgada victoria, con más del 50% de los votos, sobre el candidato peronista, Eduardo Duhalde, al frente de la Alianza formada por su partido, la Unión Cívica Radical (UCR), y el Frente País Solidario (FREPASO) en las elecciones de 1999. Durante su larga trayectoria política, Fernando de la Rúa se mostró como un político moderado y serio, lo que para algunos de sus compatriotas equivale a decir "aburrido", que siempre soñó con ser presidente.

Cuando llegó al poder, el 10 de diciembre de 1999, De la Rúa, pese a su fama de aburrido, contaba con el 75% de aceptación popular, cifra que a primeros de este mes apenas alcanzaba el 13%. Las últimas medidas económicas dictadas por su Administración, que incluyeron restricciones a la retirada de dinero en efectivo de los bancos para frenar la fuga de capitales, precipitaron su salida del Gobierno.

La angustia económica de los sectores más desprotegidos, en un país con más de cinco millones de personas con problemas laborales, derivó en una crisis social generalizada, con saqueos a comercios y supermercados en distintos puntos del país y fortísimos enfrentamientos entre manifestantes y policías en las cercanías de la sede del Gobierno.

Nacido el 15 de septiembre de 1937 en Córdoba, en el centro de Argentina, doctorado en Derecho y con una larga carrera política a sus espaldas, De la Rúa se ha caracterizado por su perfil bajo, sus modales educados y su gusto por la austeridad. Si de algo se precia, es de ser un buen administrador.

El sueño de la Presidencia

El ahora ex presidente argentino ha ganado todas las elecciones a las que ha concurrido, menos una, cuando, en 1973, presentó su candidatura a la vicepresidencia de la República y fue derrotado por el tándem formado por Juan Domingo Perón y su tercera esposa, Isabel. De la Rúa, que ha sido senador en varias legislaturas, candidato a la vicepresidencia en una ocasión y jefe del Gobierno municipal de Buenos Aires, siempre "soñó" con ser presidente, según dijo en una cita con corresponsales extranjeros.

Para ello, no dudó en asociarse con el FREPASO, un partido de centro-izquierda formado principalmente por ex militantes del peronismo, la "bestia negra" de la Unión Cívica Radical, el partido que tradicionalmente ha aglutinado a las clases medias y altas en Argentina. Tampoco en defender los pilares del modelo económico de su antecesor, Carlos Ménem, es decir la estabilidad y la paridad peso-dólar.

De la Rúa tomó posesión como presidente de la República Argentina el 10 de diciembre de 1999, con un programa para sacar al país de la recesión económica que padecía, que trató de combatir con recortes de los gastos públicos y subidas de distintos impuestos. Sin embargo, su política económica, que han dirigido tres ministros, no ha sido suficiente para sacar al país de la crisis y el descontento general ha sido creciente. Ha tenido que afrontar siete huelgas generales en dos años de mandato.

Fernando de la Rúa está casado con Inés Pertiné y tiene tres hijos, uno de ellos relacionado sentimentalmente con la cantante colombiana Shakira. Sus abuelos eran naturales de la localidad pontevedresa de Bueu, por lo que el Ayuntamiento de esta población gallega le nombró Hijo Adoptivo en diciembre de 1998. Es amante de las aves, la lectura y la jardinería, que practica como una forma de aliviarse del estrés que le produce la política, y del Boca Juniors, del que es un seguidor confeso.