_
_
_
_
_
PREPARATIVOS DE GUERRA

Bush apela a la unidad para emprender una "guerra larga"

El presidente ha insistido en que "los talibán deben actuar porque de lo contrario compartirán la misma suerte que los terroristas"

En su intervención frente al Congreso, el presidente estadounidense, George W. Bush ha asegurado a sus conciudadanos que la lucha contra el terrorismo y los enemigos de la libertad va a ser una guerra larga para la que se va a necesitar paciencia y unidad. Bush ha afirmado que los terroristas quieren cambiar el mundo, imponer su punto de vista e interrumpir una forma de vida utilizando el terror y la intimidación. Por todos esos motivos, y dado que esta es una lucha que no afecta solo a EE UU sino al resto del mundo, todos los países deben decidir "si están con nosotros (la libertad) o están con ellos (el terrorismo)". El presidente ha enfatizado el peligro que correrán los países que decidan albergar a los terroristas y ha afirmado que "los talibán deben actuar porque de lo contrario compartirán la misma suerte que los terroristas".

"Se acerca la hora de entrar en acción", ha asegurado Bush
Más información
EE UU despliega cien aviones de combate en el golfo Pérsico
Especial:: Ataque a EE UU
Gráfico animado:: Despliegue militar en Asia Central
Gráfico animado:: Objetivo: Afganistán
Cadenaser.com: Bush, en el Congreso
Cadenaser.com: Bush, en el Congreso
Cadenaser.com: Bush, en el Congreso
EE UU rechaza la última oferta de los talibán sobre Bin Laden
EE UU rechaza la última oferta de los talibán sobre Bin Laden
Un Capitolio tomado y un vicepresidente en paradero desconocido

"Esta no va a ser una guerra como la del Golfo Pérsico o como la de Kosovo, donde no se produjo ni una sola baja estadounidense", ha reiterado esta noche Bush en su comparecencia ante el Congreso donde tanto republicanos como demócratas han mostrado con sus constantes aplausos el apoyo que van a otorgar a Bush en "esta guerra larga en la que llevaremos a nuestros enemigos ante la justicia o llevaremos la justicia hasta nuestros enemigos".

En los más de 30 minutos empleados por el primer mandatario estadounidense en su alocución en el Congreso, Bush ha señalado con énfasis la idea de unidad frente a una causa noble: la de erradicar el terror del mundo entero. "Nuestros enemigos no son los musulmanes sino los terroristas y quienes los protegen". Bush ha dedicado sus palabras más duras al régimen talibán de Afganistán. Éste ha asegurado que Afganistán está amenazando a otros países al albergar a los terroristas y ha puesto el punto de mira de los atentados del pasado martes 11 de septiembre en Osama Bin Laden y su grupo Al-Qaeda pero también en la Yihad Islámica y en el Movimiento Islámico de Uzbekistán. Éste ha asegurado que "Al-Qaeda es al terror lo que la mafia es al crimen".

El presidente ha exigido a los talibán que entreguen a todos los líderes de Al-Qaeda a EE UU, que liberen a los extranjeros que tienen encarcelados en el país además de proteger a los periodistas que están allí, que cierren inmediata y definitivamente los lugares de entrenamiento de los terroristas y los entreguen a las autoridades y que permitan el acceso de EE UU a dichos campamentos para asegurar que no siguen operativos. "Estas premisas, ha enfatizado Bush, no son negociables". Los talibán deben actuar de inmediato, de lo contrario, compartirán la misma suerte que los terroristas", ha añadido. "Respetamos la fe del Islam, pero no los que utilizan el terror en nombre de Alá porque entonces están manchando el nombre de Alá".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

América se pregunta cómo vamos a librar esta batalla, ha preguntado Bush para seguidamente asegurar a los estadounidenses que su país va a utilizar todos los medios necesarios -diplomacia, finanzas, justicia, armas- para hacer frente a esta guerra y ha apelado a la ayuda internacional para lograrlo al tiempo que ha agradecido, con especial énfasis para Inglaterra (Blair estaba presente en la Cámara), el apoyo demostrado por muchos países desde el día de los atentados. Del mismo modo, Bush ha aclarado que de ahora en adelante, "todos aquellos países que alberguen terroristas serán considerados como un país hostil".

"Se acerca la hora de entrar en acción", ha asegurado Bush. "Esta no es solo una pelea de nuestro país, es una lucha de todos los que creen en la libertad y la tolerancia porque los terroristas han atentado contra lo que ven en esta Cámara; la libertad de voto, la capacidad de disensión, la democracia...". Bush ha señalado que en un mundo globalizado el terror puede atacar a cualquier país y eso, ha dicho, "no lo vamos a permitir".

Gabinete de Protección Nacional

Dentro de la estrategia concebida por EE UU para combatir el terrorismo en su propio campo, Bush ha informado al Congreso acerca de la creación de un nuevo gabinete. El Departamento de Seguridad Interior, que dirigirá Tom Ridge, de Pensilvania, se encargará de responder a cualquier ataque que se presente en el país "deteniendo, eliminando y destruyendo sus bases". "Esta es una lucha de principios por lo que pido paciencia a todos los ciudadanos", ha señalado.

Bush ha informado de que se incrementará la seguridad en los vuelos para que las compañías puedan seguir operando y que utilizarán todos los instrumentos a su alcance para combatir el terrorismo, desde la Inteligencia para apresarles antes de que ataquen hasta la utilización de todas las armas necesarias. El presidente ha asegurado que el país va a afianzar su economía y ha anunciado que "se reconstruirá la ciudad de Nueva York trabajando con los dos líderes de la ciudad; el gobernador George Pataki y el alcalde Rudolph Giuliani".

Bush se dirige al Congreso entre los aplausos de los asistentes.
Bush se dirige al Congreso entre los aplausos de los asistentes.AP
George Bush se dirige a las Cámaras con los mandos militares en primera fila.
George Bush se dirige a las Cámaras con los mandos militares en primera fila.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_