Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN ORIENTE PRÓXIMO

EE UU insta a israelíes y palestinos a aceptar el informe de la comisión Mitchell

El informe exige el cese inmediato de la violencia y que no se construyan más asentamientos judíos.- Los palestinos celebran las recomendaciones pero Israel las acoge con reservas

El informe de la comisión internacional, encabezada por el ex senador estadounidense George Mitchell y cuyo contenido fue adelantado hace unas semanas, pide a Israel que no construya nuevos asentamientos, exige que cese la violencia en la región y reparte hace responsables a mabas partes del estallido de la Intifada.

El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, ha declarado que "Estados Unidos seguirá implicado y está dispuesto a ayudar a israelíes y palestinos a poner en marcha las recomendaciones de la comisión Mitchell". Powell ha recordado que "no hay solución militar" al conflicto, por la que parece haber apostado el Gobierno de Sharon.

El ex senador demócrata George Mitchell ha indicado, al presentar el informe en un hotel de Nueva York, que "la situación continuará empeorando a menos que el Gobierno israelí y los palestinos tomen medidas rápidas y decisivas".

"Los objetivos inmediatos del Gobierno de Israel y de la Autoridad Palestina deben ser reconstruir la confianza mutua y reanudar las negociaciones", afirma el informe de la comisión internacional, establecida en octubre pasado para un alto el fuego que no se ha cumplido.

"Teniendo en cuenta el alto grado de hostilidad y desconfianza -agrega el documento-, la secuencia y la agenda de estos pasos es esencial. Urgimos a la parte para que comiencen el proceso de forma inmediata", agregan los miembros del grupo, que han trabajado durante tres meses en la elaboración del documento.

Los asentamientos judíos y la visita de Sharon

Respecto al problema de los asentamientos, la comisión aconseja una total congelación de nuevas construcciones, de acuerdo con la propuesta de paz jordano-egipcia.

Además, el informe solicita al Ejército israelí que utilice armamento no letal en respuesta a los manifestantes desarmados y, al mismo tiempo, recuerda a la Autoridad Palestina que debe prevenir cualquier intento de utilizar armas o disparos contra las fuerzas israelíes.

El documento determina que la visita que realizó el 28 de septiembre a los lugares sagrados de Jerusalén el primer ministro israelí "fue la causa directa" de la espiral de violencia.

La comisión, sin embargo, no fija responsabilidades. "No somos un tribunal. Cumplimos con nuestra misión de no determinar culpables o inocentes", subraya el informe, que incluye una respuesta israelí de seis páginas y otra palestina de diez.

Las "reservas" de Israel

El documento ha sido aceptado "en bloque" por ANP, pero Israel ha vuelto a rechazar la recomendación relativa a las colonias judías en Cisjordania y Gaza.

"Reiteramos nuestra posición en aceptar el plan que propone el cese incondicional de la violencia, un período de calma para devolver la confianza a las partes y reanudar las negociaciones políticas", ha afirmado Dani Navé, ministro encargado de las relaciones de Israel con la comisión.

Sin embargo, Navé ha recordado que su Gobierno tiene que acomodar el crecimiento natural de su población en estos asentamientos y que, por tanto, no pueden detener su expansión.

"Situación muy crítica"

El llamamiento a la paz de la comisión se une al realizado por el representante para política exterior de la UE, Javier Solana, que ha pedido el alto el fuego "inmediato e incondicional" como paso previo a la negociación. Solana ha mantenido una entrevista por la mañana en El Cairo con el presidente egipcio Hosni Mubarak y por la tarde con Yasir Arafat.

"Estamos al borde de una situación muy crítica y cualquier persona que tenga un poco de sentido común debe hacer lo máximo para detener" esta escalada, ha declarado Solana.

Mister Pesc ha pedido a las dos partes que acepten la iniciativa de paz egipcio-jordana y las recomendaciones de la comisión Mitchell.