CRISIS DIPLOMÁTICA

EE UU dice que el avión espía retenido en China volaba con el piloto automático

El Gobierno chino insiste en obtener una "disculpa formal" por al accidente que provocó la pérdida de uno de sus pilotos.-Diplomáticos estadounidenses se reúnen por quinta vez con la tripulación

Pekín / Washington - 09 abr 2001 - 22:00 UTC

La prensa estadounidense ha estado informando que el piloto del caza, identificado como Wang Wei, hizo una maniobra peligrosa que originó la colisión mientras Pekín afirma que el EP-3 es el culpable ya que dio un giro brusco en el aire violando todas las normas básicas de navegación aérea.

La explicación china se ha puesto ahora en entredicho con la versión del Pentágono, de la que ha informado la cadena CNN, ya que el uso de piloto automático parece contradecir la posibilidad de que se produjera un cambio repentino de rumbo.

Quinta reunión con la tripulación

Entretanto, diplomáticos estadounidenses se han vuelto a reunir por quinta vez con los 24 tripulantes del avión espía.

"Los militares, incluidos tres mujeres, se encuentran con la moral alta y su salud es buena", ha dicho a la prensa el agregado militar de Estados Unidos en China, Neal Sealock.

Más información

Sealock se reunió con los tripulantes del avión los pasados 3, 6, 8 y 9 de abril dentro de los esfuerzos diplomáticos de Washington para lograr su liberación, lo que no parece vaya a ocurrir pronto en contra de lo que se pensaba inicialmente.

Un peligroso 'tour de force'

Los nuevos datos no han hecho más que avivar el tour de force que mantiene ambos países. Por un lado, el presidente chino Jiang Zemin quiere mostrarse como un dirigente fuerte ante su pueblo y el Partido Comunista de China (PCCh), que celebrará su próximo Congreso en septiembre de 2002. En ese Congreso, Jiang dejará el cargo de presidente tras haber cumplido los dos mandatos permitidos por la Constitución china pero desea mantener el poder en la sombra tal y como lo hizo su antecesor Deng Xiaoping. Por otro, el presidente de EE UU, George W. Bush, al que le importa salir bien parado y reforzado frente a su país de la que es su primera crisis internacional.

"China es aquí la víctima", ha reiterado el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Zhu Bangzao, en declaraciones reproducidas por la CNN. Las palabras de Zhu, que reflejan la posición inamovible de Pekín, coinciden con un comentario del presidente chino, Jiang Zemin, que muestra su poco interés en hallar pronto una solución al conflicto si Estados Unidos no pide "una disculpa formal" por lo sucedido.

Varios diplomáticos norteamericanos se reunieron ayer, por cuarta vez desde que comenzó la crisis, con los tripulantes del EP-3, mientras que el embajador de Estados Unidos en China, Josehp Prueher, ha pedido a las autoridades chinas permiso para que los encuentros puedan celebrarse todos los días. Incluso, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, se ha ofrecido como mediador para solucionar esta crisis, a lo que aún no ha dado respuesta Pekín.

La colisión del F-8 chino con el avión espía norteamericano ha recordado al pueblo chino la destrucción de su Embajada en Belgrado, en mayo de 1999, tras ser bombardeada por aviones de la OTAN en plena guerra de Yugoslavia. Tras el bombardeo, que China jamás ha aceptado que se debió a un error de los mapas de la OTAN, las relaciones chino-estadounidenses se encuentra casi permanentemente en crisis, sobre todo por el apoyo de Washington a Taiwán, salvo periodos de relativa y tensa calma.

Lo más visto en...

Top 50