La punta de la lengua
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fenómenos impersonales

Empiezan a rodearnos hoy en día las oraciones elusivas en las cuales los seres inanimados parecen cobrar vida

Una mujer comprueba varias facturas.
Una mujer comprueba varias facturas.South_agency (Getty Images)

La ausencia del sujeto gramatical en una oración se suele dar con naturalidad en el idioma. Lo hacemos sin mala intención cuando aquello que no se dice sí se transmite, al considerarse sobrentendido. Por ejemplo, en la oración “se trabaja mucho en esa empresa” descodificamos con facilidad que “los empleados de esa empresa trabajan mucho”.

Tampoco hay trampa en el uso de los verbos impersonales léxicos que carecen de sujeto y que abundan en el terreno de los fenómenos naturales: llueve, graniza, clarea, amanece, nieva, hace frío, diluvia, llovizna, relampaguea, escarcha, escampa, anochece, alborea… En ellos no podemos responsabilizar a nadie de lo que sucede y por tanto tampoco se oculta ningún sujeto, sencillamente porque no existe.

Sin embargo, a veces pronunciamos oraciones cuya construcción sin sujeto implica emitir un pensamiento incompleto. Si decimos “hay muchos árboles en mi ciudad”, “había poca gente en la manifestación” o “habrá festejos en esa fecha”, se oculta (con intención o sin ella) la existencia de un agente activador: alguien plantó y cuidó los árboles; la gente no acudió a la manifestación; el Ayuntamiento organizará la fiesta. Y en otros casos, la omisión que provocamos con ese verbo impersonal se convierte en insinuación ventajista: “Hay que bajar la basura”, “habrá que hacer la cena”. Ahí la ocultación del sujeto esconde a quién se dirige el mensaje: “Tienes que bajar la basura”, “ponte ya a preparar la cena”.

El silenciamiento del sujeto se produce también cuando alguien nos responde, tras haberle pedido explicaciones por algo: “Se me dijo que lo hiciera así”; porque omite quién dio tal instrucción: bien por caridad o bien porque el hablante desvía su propia culpa.

Si quieres apoyar la elaboración de periodismo de calidad, suscríbete.
Suscríbete

Los impersonales de rumor (usados en algunos medios) encubren a su vez la falta de comprobación, ya se formulen con “se” o mediante un sujeto tácito inespecífico: “Se cuenta que le disgustó la propuesta”, “dicen que el ministro reaccionó mal”. (¿Quién cuenta, quién dice?).

Por ese camino de menos a más nos vamos adentrando ya en las oraciones impersonales o en las impersonales reflejas que implican la ocultación deliberada de la autoría o de la responsabilidad. Decimos “se rompió el jarrón”, “se le estropeó el coche”, “se incendió la casa”, cuando el jarrón cayó al suelo porque habíamos dejado abiertas las ventanas, el auto se averió por no añadirle aceite y la casa ardió por una leña mal apagada.

Empiezan a rodearnos también hoy en día las oraciones elusivas (de diversa consideración gramatical) en las cuales los seres inanimados parecen cobrar vida: “Se ha ido la corriente”, “se ha colgado el sistema”, “los datos de miles de clientes quedaron al descubierto”, “bajarán las ayudas”… Como si el sistema, la corriente o las subvenciones tomaran decisiones por su cuenta, como si los datos hubiesen urdido una fuga.

El verbo “oler” ejerce a veces funciones de impersonal: “huele mal aquí”. Pero de inmediato sentimos la necesidad de averiguar qué es lo que huele mal, para que la oración disponga de un sujeto y así podamos solucionar el problema. Del mismo modo, tenemos derecho a desconfiar de ciertos mensajes en los que se menciona la acción pero se desvía la atención respecto a las personas que la pusieron en marcha. Estas maniobras de distracción progresan en el lenguaje público, en las empresas, en la vida personal.

Con “se avecina una nevada” no hay culpables. Con “se dispara el precio de la luz”, podemos encontrarlos.

Apúntate aquí al boletín semanal de Ideas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Álex Grijelmo

Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS