_
_
_
_
Trabajar cansa
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un monumento al corrupto desconocido

Hay un refrán castellano: “No la hagas y no la temas”. Hay algunos que deben de vivir en el temor tan a gusto como con el aire acondicionado. Siempre me quedo pensando cuántos no habrán pillado

Íñigo Domínguez
María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy durante la Junta Directiva Nacionanal del PP, el 11 de junio de 2018.
María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy durante la Junta Directiva Nacionanal del PP, el 11 de junio de 2018.EUROPA PRESS (EUROPA PRESS)

“Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa”. Así arranca Orgullo y prejuicio, la novela favorita de María Dolores de Cospedal, por su protagonista, Elizabeth Bennet, determinada y orgullosa. Su imputación y la de su marido me pilló leyendo otro libro en el que salen los dos. Es un libro delicioso, divertido y a ratos conmovedor, un diario de Ignacio Peyró, Ya sentarás cabeza. (Cuando fuimos periodistas 2006-2011), de Libros del Asteroide, en el que cuenta sus cosas y tiene una subtrama: el submundo de la derecha de esos años, del que él formó parte. Como periodista en La Gaceta y luego escribiendo discursos para Cospedal y al final en La Moncloa con Rajoy. Ya entonces se veían venir cosas. Escribe Peyró en 2009: “López del Hierro, marido de Cospedal, desayuno en el Villamagna. Reacciona ante una noticia, en la que citaba sin citar a un importante aznarista diciéndole que ande con ojo, que tiene el escándalo en casa. Se refiere a su reciente marido, este López del Hierro, primo de Álvarez del Manzano, sevillano golosón, moscardón de la UCD y luego de AP, reconvertido con bien para su bolsillo de la política a la construcción pero nostálgico aún de la política. En su tiempo fue gobernador civil de Sevilla, cuando aún había gobernadores civiles. (…) Que enreda sin parar lo demuestra el hecho de tener jefe de prensa –medio asesor, medio confesor”. Qué años los de aquel PP, todavía los estamos contando, o descontando, como una pena. Justo en 2009 empiezan los contactos del matrimonio con el excomisario Villarejo, que también llevaba sus diarios. Anotó en 2017 en uno de sus cuadernitos: “MD: vernos 15h. Vips. Velázquez. Lista”.

Me pasó una sincronía rara, de esas tan misteriosas que hacen de los libros objetos vivos y del mundo un lugar tan intrigante. Peyró dice que un día habla de López del Hierro por teléfono y en ese momento se lo cruza por la calle, dos veces le pasa. Luego menciona a alguien del PSOE de esos años a quien yo había olvidado: José Blanco. Y justo al día siguiente lo vi en una terraza, y hacía mil años, no ya que no le veía, que ni pensaba en él, como tiene que ser. Imaginen si no cómo sería la vida. Al contrario del PSOE de Zapatero, salvo Carmen Calvo que ahí sigue, esa es otra cosa de aquel PP: no se acaban de ir nunca. Continúan arrastrándose por los telediarios: Zaplana, Cospedal, Bárcenas, Rato, Aguirre, y muchos otros que desfilan como testigos en juicios.

Yo una vez robé una cosa en clase y todavía algunas noches me despierto sudoroso pensando que va a venir la policía a mi casa a pedir explicaciones. Hay un refrán castellano sobre eso: “No la hagas y no la temas”. Hay algunos que deben de vivir en el temor tan a gusto como con el aire acondicionado. Siempre me quedo pensando cuántos no habrán pillado. Es decir, ese chorizo o corrupto desconocido –quizá merecería un monumento- que se sale con la suya, con un golpe perfecto, y se muere sin haber aparecido nunca en los periódicos, y jamás se sabe nada, así que en realidad es como si no hubiera ocurrido, es indoloro. Casi lo prefiero, la verdad. Por amor y por el bien de España esta gente debería ser más escrupulosa, más profesional, más pérfida, no dejar huella y no endosarnos este rastro de cutrez y mamoneo infinito que nos acompaña desde hace tanto tiempo y nos deprime tanto. Dice Peyró: “El Congreso: hay una manera de coger del brazo, de establecer miradas cómplices y susurrar confidencias al oído que ya debiera estar tipificada como delito de corrupción”.

Suscríbete aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Ideas que inspiran, desafían y cambian, no te pierdas nada
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Íñigo Domínguez
Es periodista en EL PAÍS desde 2015. Antes fue corresponsal en Roma para El Correo y Vocento durante casi 15 años. Es autor de Crónicas de la Mafia; su segunda parte, Paletos Salvajes; y otros dos libros de viajes y reportajes.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_