Juan Carlos I o la maldición del hombre

¿Para qué necesita robar un rey? Pues para tenerlo todo. El dinero es la base de la educación sentimental masculina

Juan Carlos l en una regata en Palma de Mallorca (2005)
Juan Carlos l en una regata en Palma de Mallorca (2005)JAIME REINA/AFP/GETTY IMAGES / AFP via Getty Images

Que Juan Carlos I era un ejemplo de hombre bueno es algo que sabemos todos desde pequeños. Poseía todos los atributos que la masculinidad de manual obliga, la nobleza era solo un matiz. Era fuerte, guapo, cazador, conquistador sexual, poderoso e inviolable. Esto último lo era por rey pero también por varón. Vale la pena recordar que en España aún entendemos como violación una relación sexual no consentida con penetración. En este sentido, muchos hombres han crecido sintiéndose presuntamente inviolables, como si fueran reyes en el terreno sexual. Como mínimo inviolables por una mujer, quiero de...

Más información