IDEASColumna
i

En el mundo poscoronavirus tocará repartir los cuidados

La idea de que solo es productivo lo que se vende y genera ganancias resulta deformante y dañina, e influye negativamente en la toma de las decisiones políticas

Una empleada conversa con una mujer mayor en la residencia de ancianos Santa María de Montecarmelo, en Madrid.
Una empleada conversa con una mujer mayor en la residencia de ancianos Santa María de Montecarmelo, en Madrid.Andrea Comas

La pandemia ha puesto de relieve que en la sociedad del bienestar hay muchos puntos débiles. Los medios de comunicación y el lenguaje de la calle han recurrido insistentemente a una palabra clave: el cuidado. Tan intuitivo y polivalente, no es fácil definirlo. Cuidar es evitar que al otro le suceda algo malo, pero también incluye cuidarse a sí mismo. A menudo requiere contacto físico, pero a veces se ejerce a distancia con una llamada o un mensaje. Hay cuidadores profesionales que se entrenan para cuidar y cobran por ello, pero en el conjunto de los que cuidan son minoría.

Más información