Sudaderas, cuellos vueltos, camisas y collares: cómo mezclar comodidad y elegancia ahora que nos reunimos a través de una ‘webcam’

Trabajar desde casa con ropa cómoda no está reñido con tener estilo. Te presentamos los básicos de armario que protagonizan la nueva edad de oro de la videoconferencia

A Richard Stengel, redactor jefe de 'Time', no le pillan en un renuncio. En la imagen, el periodista frente a su ordenador preparado para cualquier reunión que pudiera surgir.
A Richard Stengel, redactor jefe de 'Time', no le pillan en un renuncio. En la imagen, el periodista frente a su ordenador preparado para cualquier reunión que pudiera surgir.Ted Thai / The LIFE Picture Collection via

El auge del teletrabajo no solo ha terminado con el café de media mañana frente a la máquina expendedora, también ha cambiado nuestra forma de vestir durante la jornada laboral. Los trajes de chaqueta abren paso a estilismos más relajados, compaginando la comodidad que uno desea en el hogar con la sobriedad exigible en una reunión de trabajo (por no hablar de la posibidad de ir caseros de cintura para abajo y elegantes de cintura para arriba, que dio lugar a divertidas anéctodas como la del reportero Will Reeve apareciendo con americana y boxers en directo en la televisión estadounidense).

Sam Kershaw, director de compras del gigante del lujo online Mr Porter, corrobora esta tendencia: “Hemos notado un creciente interés por prendas versátiles: fáciles de llevar, pero con un diseño capaz de impactar en las videollamadas”. El armario zoomfriendly ya es una realidad y estas son algunas ideas que tener en cuenta para mezclar elegancia, comodidad y buena imagen (no lo olvide: está usted trabajando).

La sudadera. Hace tiempo que dejó de ser un básico funcional para convertirse en toda una declaración de moda. Los datos corroboran su éxito: la demanda de sudaderas con capucha ha crecido un 81 % en comparación con el mismo periodo el año pasado, según el buscador especializado Lyst. Firmas como Off-White, Balenciaga, Stone Island y Palm Angels están detrás de las más deseadas, así como el modelo Le Sweat Tableau de Jacquemus. Este colorido diseño inspirado en el pincel de Henri Matisse pone de manifiesto el interés por las prendas sin miedo a los estampados potentes y las mezclas de color vibrantes. Desde la pasada primavera, los básicos actualizados con diseños atrevidos han visto un aumento de popularidad en búsquedas y compras que continúa imparable.

El cárdigan. Harry Styles sentó precedente al lucir una colorida chaqueta de patchwork firmada por JW Anderson a principios de año. Que TikTok se llenara de tutoriales sobre cómo tejer versiones similares es solo una anécdota que confirma el resurgir de un clásico, que puede ponerse o quitarse entre llamadas y resulta perfecto para teletrabajar.

La cadena. En versión plata, este accesorio se consagra como el favorito para crear el look conferencia idóneo. Buena parte de la culpa es achacable a Connell Waldron, protagonista de la serie Normal People, que desde su estreno ha convertido el artículo en uno de los más buscados de Lyst. También destacan los collares de perlas encumbrados por los cuellos de A$AP Rocky, Billy Porter, Shawn Mendes o Pharrell, aunque el mayor exponente masculino de la obsesión por la joyería masculina o genderless no es otro que, de nuevo, Harry Styles. Aunque el complemento necesita unas dosis de atrevimiento que no lo hacen fácil para todos los públicos, el interés en este complemento ha aumentado un 150%. No hay duda de que transforma por completo cualquier camiseta o camisa centrando toda la atención en el ‘encuadre de viodeollamada’.

El jersey de cuello vuelto. “Las prendas de punto y los polos siguen funcionando muy bien. Sobre todo, los de Tom Ford, Gucci y Fear of God”, confiesa el director de compras de Mr Porter. Para Kershaw, los jerséis de cuello alto o redondo y las camisetas básicas también son buenos amigos de Zoom: “Es fácil ser víctima de la excesiva comodidad del teletrabajo, pero es importante vestirse para sentir que el día ha sido productivo. Mi consejo es apostar siempre por la sencillez y el confort”. ¿El color estrella para este tipo de prendas? El rosa, que ha visto aumentar su popularidad más del doble desde el mes de mayo derribando cualquier estereotipo.

La gorra de béisbol. Pese a que el deporte continúa siendo marginal en nuestro país, cada vez son más los que apuestan por imitar el look de iconos del bate como Derek Jeter o Álex Rodríguez pero, eso sí, con una inclinación fashionista. Los logos de Gucci, Prada o Palm Angels se imprimen ahora en unos accesorios cada vez más deseados, sobre todo, por aquellos que prefieran dilatar su cita con la peluquería o disimular un clásico despeinado doméstico.

La camisa y la camiseta. Hasta un 74% ha crecido esta categoría en el buscador Lyst desde el pasado mes de marzo. Las de estilo retro, las de rayas y el omnipresente tie dye dominan las ventas, con la estética bohemia de marcas como Aime Leon Dore y Loewe como preferida. Fáciles de vestir dentro y fuera de casa, las camisetas básicas también reclaman su hueco tanto solas como acompañadas por blazers desestructuradas y prendas de punto. Jugar con los colores y los estampados es una de las claves para conseguir hacer una declaración de estilo a este lado de la webcam.

El calzado (muy) cómodo. Los Crocs, apodados como “los zapatos más feos del mundo”, también han vivido meses de esplendor gracias a la necesidad de elegir calzado fácil de llevar en el ámbito doméstico. Pero la tendencia va más allá: los zuecos Boston de Birkenstock o las zapatillas de estar en casa de Ugg también prueban la obsesión por el feísmo confortable. Puede que no se vean en las videollamadas, pero son símbolo ineludible de estos meses de reclusión.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información

Lo más visto en...

Top 50