Posible remodelación del Gobierno portugués

Bernadette Pia Athieno Olowo

Reducción de las tarifas de vuelo en Estados Unidos

Pasaporte para Santiago Carrillo

La organización

La Politécnica contratará directamente a sus profesores

Filiación de catorce presos políticos

Los ingenieros aeronáuticos piden que la aviacion civil se desligue del Ejército

Soledad Bravo, censurada

La supresión de los mínimos industriales, en el BOE

Falta de vigilancia e iluminación

Bernadette Pia Athieno Olowo

El Gobierno de Bonn, obligado a cambiar su plan energético

Levantado el secuestro al Manifiesto Comunista en comic

Los intelectuales del exilio

Cálida acogida en Hanoi a la misión norteamericana

Ayala

La Politécnica contratará directamente a sus profesores

Vecinos de Orcasur se encierran en una iglesia

Constituida la Comision para Defensa del Patrimonio Artístico

Aún no han sido publicadas las normas para la ampliación de amnistía

Valdezarza quiere pertenecer al distrito de Tetuán

Paros en "El Correo Catalán"

El difícil gobierno desde el centro: Italia / 2

La lucha contra

Acuerdo en el Metro de Barcelona

"Tuvimos miedo; pero lo dominamos"

A las siete menos dos minutos tomaba tierra el avión de Iberia «Asturias» secuestrado el pasado lunes cuando volaba de Barcelona a Palma, y tras haber protagonizado uno de los más largos secuestros de la historia. Luciano Porcari, que tomó el avión para exigir a cambio la entrega de sus dos hijas, Margarita y Consuelo, de tres y cinco años, fue reducido en Zurich por el comandante español Santamaría Pena. El avión llevaba en poder de Porcari más de 45 horas. En todo el episodio, dos enfermos por crisis nerviosas, y un herido de bala -un policía suizo vestido de Iberia- en un pie. Ayer había en Barajas, a la llegada del avión, gritos de enhorabuena y aplausos a la tripulación que con serenidad y aplomo siguió la increíble aventura de este secuestro.