_
_
_
_

El gran duque de Luxemburgo cede poderes a su hijo y abre así su proceso de abdicación

La designación de Guillermo, de 42 años, como lugarteniente-representante fue anunciada por sorpresa con motivo de la fiesta nacional. Su padre Enrique, de 69 años, tendrá la potestad de delegar las funciones que él considere y estipular limitaciones a las atribuciones de su hijo

Retrato del gran duque Enrique de Luxemburgo y, a la izquierda, su hijo, el príncipe Guillermo.
Retrato del gran duque Enrique de Luxemburgo y, a la izquierda, su hijo, el príncipe Guillermo.© Maison du Grand-Duc

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El gran duque Enrique de Luxemburgo, de 69 años, anunció por sorpresa este domingo 23 de junio que el próximo mes de octubre designará a su hijo, el príncipe Guillermo, de 42 años, como lugarteniente-representante del pequeño país. Este cargo le habilitará para asumir ciertos poderes que ahora solo desempeña el jefe del Estado y que tradicionalmente supone el paso previo a la abdicación definitiva del monarca. “Con todo mi amor y toda mi confianza le deseo buena suerte de corazón a mi hijo. Debemos mirar al futuro con optimismo, sabiendo que juntos podemos lograr grandes cosas. ¡Viva Luxemburgo, viva Europa!”, declaró el gran duque Enrique durante la ceremonia oficial para celebrar la fiesta nacional, este fin de semana.

Tras su discurso, el monarca recibió una larga ovación por parte del público y de las autoridades que asistieron a la ceremonia de la fiesta nacional, realizada en la Filarmónica de Luxemburgo, y al regresar a su asiento abrazó a su hijo Guillermo. Enrique delegará a partir de octubre en su primogénito funciones que ahora corresponden al gran duque, lo que ofrece al heredero un período para prepararse y ganar visibilidad antes de asumir con plenitud la jefatura del Estado, una vez su padre anuncie la abdicación definitiva, fecha que por el momento todavía se desconoce.

La Casa Real de Luxemburgo todavía no ha anunciado el día exacto de octubre en el que se oficiará la toma de posesión de Guillermo como lugarteniente-representante. Antes de ese día, deberá jurar la Constitución del país en una ceremonia solemne ante el Parlamento. Un 7 de octubre del año 2000 fue, precisamente, la fecha en la que Enrique de Nassau fue coronado como gran duque de Luxemburgo, tras la abdicación de su padre y después de más de dos años ostentando, también, el cargo de lugarteniente-representante del país, que asumió el 3 de marzo de 1998.

El gran duque Enrique tendrá la potestad de delegar los poderes que él considere y estipular, si fuese necesario, limitaciones a las atribuciones de su hijo durante el tiempo que asuma el cargo de lugarteniente-representante, que puede ser para un período delimitado o indefinido, según el mandato que le conceda su padre. Las decisiones que adopte Guillermo durante su mandato de lugarteniente-representante tendrán el mismo efecto y gozarán del mismo rango jurídico que si las adoptara el gran duque Enrique, según detalló la Casa Real de Luxemburgo en un comunicado.

La designación de Guillermo como lugarteniente-representante, anunciada por sorpresa con motivo de la fiesta nacional, no estaba prevista en el discurso oficial del gran duque Enrique que la Casa Real había enviado a la prensa antes del evento, según informaron varios medios de comunicación luxemburgueses. Ahora bien, el primer ministro de Luxemburgo, el conservador Luc Frieden, explicó tras la ceremonia que la decisión llevaba tiempo gestándose y que el traspaso de poderes cuenta con todo su apoyo. “Llevamos tiempo hablando de ello. Y creo que en la fiesta nacional era el momento adecuado, porque el gran duque es el símbolo de nuestra nación”, declaró Frieden en una entrevista concedida a la cadena de televisión luxemburguesa RTL. El primer ministro afirmó que el paso dado forma parte del “procedimiento normal” pero considera que, al mismo tiempo, supone una decisión “histórica” que “abre la página de un nuevo capítulo” para la monarquía del país.

Guillermo es el mayor de cinco hermanos y, como heredero, desde pequeño ha sido educado para asumir el trono. Primero estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Angers, en Francia, y más tardé se formó en la Real Academia Militar de Sandhurst, en el Reino Unido. El 20 de octubre de 2012 se casó con Stéphanie de Lannoy, hija menor del conde Felipe y Alix della Faille, en una ceremonia religiosa en la catedral Santa María de Luxemburgo. Actualmente, la pareja vive en el majestuoso castillo de Berg, en la localidad de Colmar-Berg, con sus dos hijos.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_